Una tormenta de hielo precipitó las temperaturas por debajo del nivel de congelación ayer en un vasto sector del centro y sur de Estados Unidos.

El fenómeno dejó a ganaderos y agricultores preocupados por sus animales después de que una tormenta invernal arrojó 60 centímetros de nieve en partes de los estados de Arkansas y Oklahoma y dejó por lo menos tres muertos.

Los meteorólogos pronosticaron temperaturas mínimas de unos 23 grados bajo cero en ambos estados, pero a primera hora de la mañana habían descendido hasta 28 grados bajo cero en Fayetteville y 33 bajo cero en Bartlesville, Oklahoma, según el Servicio Meteorológico Nacional.
Imagen

Mountain Home, EE.UU. Lance Haflich, ganadero de Arkansas, intenta proteger a sus animales de la nieve.

Se trata del segundo temporal en una semana, pues las bajas temperaturas actuales sucedieron a una poderosa tormenta que se desencadenó en el centro del país el miércoles y avanzó hacia el sur, donde causó lluvias y copiosas nevadas en el centro de EE.UU., con abundantes nevadas en zonas que ya estaban totalmente cubiertas por hielo debido a la tormenta de la semana pasada.

La nieve comenzó a caer la noche del martes sobre Kansas, Oklahoma y una parte de Texas, apenas una semana después de unas precipitaciones récord en la región de las Grandes Llanuras.

La alerta meteorológica incluye a nueve estados norteamericanos. La nieve está acompañada de una sensible caída de las temperaturas y también caerá al sur, en Texas, muchas de cuyas rutas quedarán intransitables.

Montana, Kentucky, Georgia, Virginia Occidental e Illinois fueron afectados por las intensas nevadas. Con el viento, las temperaturas, que se sentían como bajo cero debido a la sensación térmica, obligaron a los dueños de ranchos a trabajar desesperadamente para salvar sus rebaños.