Militantes de la ultraderechista AfD crean una facción judía contra la 'amenaza musulmana'.
Alternativa para Alemania,AfD,judíos
© REUTERS
Un grupo de judíos con kipás protestan frente a una sinagoga de la capital alemana.
En semiclandestinidad, sin prensa que documente la ceremonia insólita y ante la presencia de Beatrix von Storch, una de las sacerdotisa más radicales de la formación populista Alternativa para Alemania (AfD) militantes judíos de ese partido, que paradójicamente los hay, han dado hoy un paso al frente y creado la asociación Alternativa Judía para Alemania (JAfD). El objetivo de esa "hermandad" es ambicioso. En su declaración fundacional aventuran "una alianza de los conservadores de derechas en Europa con el Judaísmo". Contra el enemigo común: los musulmanes.

No hay datos de cuantos judíos militan en AfD pero a la reunión de hoy en Wiesbaden se esperan unos 30, además de Von Storch, la ex eurodiputada AfD que animó a la policía de fronteras a usar armas de fuego para impedir la llegada de inmigrantes a Alemania y de Erika Steinbach, tránsfuga de la Unión Democrática Cristiana (CDU), el partido de Angela Merkel. Se trata de un puñado de personas que para las 17 asociaciones judías registradas en Alemania y entre ellas el Consejo Central Judío hacen un vergonzoso ejército. "AfD es un partido que desprecia la dignidad del ser humano", denuncian en un comunicado conjunto las asociaciones judías "Un partido antisemita como es AfD, que relativiza e incluso niega la Shoá (holocausto), no puede ser el hogar" para ningún judío, recalcó la presidenta del Consejo Judío de Múnich, Charlotte Knobloch.

Dimitri Schulz, uno de los fundadores de JAfD, no niega que en el partido haya compañeros con tendencia antisemita, pero afirma "no hay que exagerar". Lo relevante, a su juicio, es que su partido es el único en Alemania que tematiza el odio musulmán hacia los judíos". Dicho de otra manera, la política de puertas abierta de la canciller Merkel. "La inmigración masiva de hombres jóvenes procedentes de países musulmanes y con socialización antisemita constituye una amenaza a la vida de los judíos en Alemania", sostiene Schulz, quien como la mayoría de los judíos en la AfD que se han dado a conocer procede, curiosamente, de la antigua Unión Soviética.

La "AfD es el único partido que detendrá la invasión islamista y acabará con la violencia antisemita" vocifera Pavel Feinstein, artista judío residente en Berlín. Feinstein emigró de la antigua URSS a Alemania a principios de los 80. De la misma opinión es Alexander Beresowski, judío emigrado a Alemania desde Odessa en la década de los 90. Beresowski es miembro fundador de JAfD aunque actualmente en Sudáfrica. También Schulz, ingeniero industrial nacido en Kirguistán, es producto de la secularización de los judíos que habla rusa que residen en Alemania, alrededor de 8.000 según distintas fuentes.

Puede que no le choque por ello que el líder de la AfD, Alexander Gauland, admirador del presidente Vladimir Putin, considere el nazismo "una cagada de pájaro" en la "gloriosa" historia de Alemania. Tampoco que el líder de AfD e Turingia, Björn Hocke, encabece manifestaciones de grupos vinculados a movimientos neonazis o califique el memorial al Holocausto de Berlín de momento de la vergüenza.

"La AfD no está interesada en la vida de los judíos en Alemania. Todo esto es maquiavélico y resulta descorazonador que haya judíos que se presten a esta maniobra populista", declaró a este diario Joseph Konisgberg, judío berlinés. Instrumentalizar con beneficio político la sensación de inseguridad de muchos ciudadanos, no sólo judíos, frente a esa llegada masiva de migrantes.

Bajo el lema "AfNee- Esta Alternativa no es kosher", la unión de estudiantes judíos en Alemania (JSUD) ha convocado para hoy manifestaciones en Frankfurt y Wiesbaden contra la fundación de la asociación de judíos en la AfD. "Este partido pone en peligro la vida de los judíos en Alemania".