Traducido por el equipo de SOTT.net en español

El glaciar de base fría en el casquete glaciar de Vavilov en Rusia surgió repentinamente en 2013. Los cambios allí han hecho que los científicos se replanteen la rapidez con que se pueden mover los glaciares en las zonas frías y secas.
Vavilov Ice Cap glacier siberia russia
© NASA / University of Minnesota
Casquete glaciar de Vavilov
Imágenes satelitales de cambios dramáticos en un glaciar en el Alto Ártico ruso están forzando a los científicos a repensar cómo funcionan los glaciares basados en el frío.


Los glaciares de base fría existen en latitudes altas que reciben poca nieve o lluvia. Rara vez se mueven más de unos pocos metros al año.

El glaciólogo Michael Willis, de la Universidad de Colorado en Boulder, estaba estudiando el casquete glaciar de Vavilov en la Isla de la Revolución de Octubre, en el Mar de Kara, al norte de Siberia, cuando descubrió que el glaciar comenzó a deslizarse docenas de veces más rápido de lo normal, según un artículo en el blog de la NASA.
Vavilov ice Cap russian glacier
© Andrey Glazovsky
Casquete glaciar de Vavilov, Severnaya Zemlya: a) ubicación del casquete glaciar y contornos de su cuenca occidental; b) posición del frente glaciar de 1963 a 2017.
"El hecho de que un glaciar aparentemente estable, de base fría, pasara de repente de moverse 20 metros por año a 20 metros por día fue extremadamente inusual, quizás sin precedentes", dijo Willis. "Los números aquí son simplemente locos. Antes de que esto ocurriera, por lo que yo sabía, los glaciares de base fría simplemente no hacían eso... no podían hacer eso".

El cambio es claro en las imágenes del satélite Landsat que se han recogido desde 1985, según la NASA. Entre 2000 y 2013, el glaciar siguió arrastrándose hacia el mar.

Después de 2013, el glaciar despegó. En 2018, la capa de hielo del glaciar sobre el Mar de Kara se había más que duplicado. En tierra, el glaciar también se estaba adelgazando rápidamente.

Todavía no se conoce la causa exacta del aumento de la diseminación. Sin embargo, el aumento de la temperatura suscita preocupación en todos los glaciares de base fría, dijo Willis.

"Este evento nos ha obligado a repensar cómo funcionan los glaciares de base fría", dijo Willis. "Puede ser que puedan responder más rápido de lo que pensamos al calentamiento del clima o a los cambios en sus bases."