hambre portugal
© Desconocido
La pobreza, el hambre y la marginalidad. Cifras alarmantes en Portugal.
Dos de cada cinco niños en Portugal viven en situación de pobreza, según un estudio realizado por investigadores del Instituto Superior de Economía y Gestión (ISEG) de la Universidad Técnica de Lisboa, cuyos resultados publicó hoy el diario local "Público".

El Ministerio de Trabajo y Solidaridad Social encargó la elaboración de este estudio, que será presentado el 1 de junio, con motivo del Día Mundial del Niño en el ISEG.

Entre las conclusiones de este trabajo se mencionó que los niños y adolescentes de hasta 17 años de edad son el grupo más vulnerable a la pobreza, por encima de la población anciana.

Los investigadores analizaron datos divulgados por la Eurostat (oficina de la Unión Europea de estadísticas) desde 2004, así como las condiciones de vida de los menores de edad en Portugal, a través de una encuesta a las Condiciones de Vida de las familias que realiza cada cinco años el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los datos muestran que, por razones económicas, los niños son privados del acceso a la televisión; 23 por ciento vive en casas con exceso de habitantes y 5 por ciento no cuenta con una comida o cena de carne o pescado al menos cada dos días.

Según el estudio, en 2009, un 23 por ciento de los menores de edad en Portugal vivían en familias por debajo del límite de pobreza, y 27 por ciento en una situación de privación, porcentajes similares a los de 2004, lo cual demuestra que la situación no ha mejorado en los últimos años.

Los investigadores concluyeron que la situación actual, de crisis financiera en el país, abre más interrogantes.

"Los recientes recortes en los apoyos sociales no permiten prever un futuro muy promisorio para estos menores", afirmaron los investigadores que participaron en el estudio sobre la pobreza infantil, en el cual se añade que existe una gravedad añadida sobre los restantes estratos de la población.

En 2004, un 39,7 por ciento de los niños en situación de pobreza estaban insertados en agregados familiares, donde ningún adulto tenía trabajo, cifra que en 2009 aumentó a 45,3 por ciento.

El 35 por ciento de los niños en situación de pobreza convive con familias en las cuales trabaja al menos un elemento, pero siguen en situación de pobreza o privación, debido a los bajos salarios y a la precariedad, agregó una de las coordinadoras del estudio, Amelia Bastos, citada por el diario portugués.