Traducido por el equipo de SOTT.net en español

(Estados Unidos) - La gente del noreste de Ontario todavía está hablando acerca de la bola de fuego que vieron surcar el cielo durante las horas de la noche del 29 de octubre.
Bola de fuego - imagen ilustrativa

Imagen ilustrativa
Ocurrió alrededor de las 18:30 horas y los medios de comunicación social se encendieron como la bola de fuego que la gente reportó haber visto correr por el horizonte.

Rachel Hamelin dice que vio el espectáculo de camino a casa desde el trabajo y que se quedó atónita.

"Siempre hemos visto las lluvias de meteoritos en agosto en la cabaña, así que se pueden ver todas las vetas blancas por todo el cielo.... pero esto era completamente diferente porque era rojo y brillante. Fue una bola de fuego masiva. Para ver algo así, se ven videos de ello, pero para verlo con tus propios ojos.... los videos no le hacen justicia", dice Hamlin.

Algunos especulaban que era una pieza de un satélite, o incluso extraterrestres, pero un profesor de astronomía dice que es un fenómeno común, aunque raro de ver en persona.

Dice que el objeto probablemente era un meteoro en la cola de una lluvia de meteoros.

"Definitivamente las características de una roca muy grande, quizás del tamaño de una pelota de béisbol... volando a través de la atmósfera terrestre y desintegrándose a través de la fricción atmosférica. Es realmente un sitio hermoso", dijo Paul Delaney, de la Universidad de York.

Delaney dice que la mayoría de los meteoros son destruidos por la fricción en la atmósfera, y los que sobreviven pueden parecerse a una roca de su jardín.

Dice que pueden dar a los científicos mucha información necesaria sobre nuestro universo.

"Estos meteoritos son un pedazo de nuestro pasado... son cápsulas del tiempo de la formación de nuestro sistema solar. Poder encontrarlos y entregarlos a museos y otras organizaciones de investigación es realmente una tarea valiosa", explicó.

Delaney dice que los que vieron la bola de luz tuvieron mucha suerte, diciendo que sólo ha visto el fenómeno tres veces en sus 40 años de carrera.

Dice que si ves uno, reportarlo a una asociación de meteoros puede ayudar a los científicos a averiguar dónde podría haber aterrizado.