En lo que va de año el Centro Nacional de Huracanes de EEUU ya ha bautizado a 23 huracanes o tormentas tropicales, solo cuatro menos que en todo 2005, cuando se batió el récord.
Imágen del huracán Teddy y la tormenta tropical Wilfred. (EFE)
© EFE
Imágen del huracán Teddy y la tormenta tropical Wilfred.
2020 no está siendo el año que muchos esperaban. La pandemia derivada del virus SARS-CoV-2 ya se ha cobrado la vida de más de 961.000 personas en todo el mundo y ha contagiado a más de 30,9 millones, unas cifras que previsiblemente continuarán en ascenso hasta que la ciencia de con una vacuna que permita combatir a este nuevo enemigo de la humanidad. No obstante, el covid-19 no ha sido lo único que ha marcado al planeta este año.

De hecho, el pasado 24 de enero, cuando todavía faltaba un mes y medio para que se decretase el estado de alarma en España por el avance del coronavirus y la crisis climática ocupaba un lugar relevante en el debate mediático, los representantes del Boletín de Científicos Atómicos adelantaron el conocido como Reloj del Apocalipsis.


Comentario: Es curioso cómo este estado sin sentido de histeria y miedo en la humanidad por un virus gripal no mucho más letal que la gripe común, se puede ver reflejado en el caos climático:



Este grupo de científicos movió las agujas del simbólico instrumento para dejarlas a solo 100 segundos de un metafórico fin del mundo. Su intención, antes incluso de alcanzar a conocer la magnitud de la nueva pandemia que ya empezaba a brotar en el mundo, era la de reseñar que debido a las amenazas atómicas, al cambio climático y a los populismos, la raza humana estaba un pasito más cerca de extinguirse.

Sin embargo, y aunque este gesto no va más allá del simbolismo, la realidad es que este 2020 sí está siendo un año anómalo por a las condiciones climatológicas que ha vivido el planeta; pues pese a que los confinamientos en muchos puntos del país dieron un respiro a la naturaleza, este último verano ha sido el más caluroso desde que se tienen registros en el hemisferio norte, habiéndose registrado solo en el mes de agosto, 1,19 ºC más de la media habitual para esta época.

Pero esta no es la única anomalía. La meteoróloga de RTVE Silvia Laplana lanzó un aviso a través de su cuenta de Twitter hace solo una semana y tal y como indicó, rápidamente los 21 nombres prestablecidos por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) para las tormentas tropicales este año, se han agotado.

Este 2020 la actividad ciclónica en el Atlántico está siendo muy importante y la formación de tormentas tropicales en esta zona está siendo mayor de la habitual de modo que por primera vez desde 2005 y por segunda en la historia, la OMM ha asignado ya todos los nombres de tormentas establecidos para 2020 en su lista alfabética y ha pasado a utilizar letras del alfabeto griego.
"Es la segunda vez que se tiene que recurrir al alfabeto griego por haberse terminado los nombres convencionales. La primera vez que ocurrió fue en la histórica temporada del año 2005, pero en aquella ocasión se tuvo que recurrir al nombre de Alpha el 22 de octubre, mientras que esta vez ha ocurrido más de un mes antes, el día 18 de septiembre", explica el portavoz de la Aemet, Rubén del Campo.
De hecho, tal y como informó la OMM y siguiendo la tónica de la actividad registrada en las últimas semanas a la que hizo alusión Laplana, solo un día después de que se estrenase el alfabeto griego con la tormenta tropical Alpha, se detectó la formación de Beta, el vigésimo tercer fenómeno de este tipo que se registra este 2020 y que está afectando en estos momentos, segun los datos del Centro Nacional de Huracanes, a la costa de Texas.

Así, a 21 de septiembre solo quedarían por formarse cuatro tormentas tropicales o huracanes más en el Atlántico (Gamma, Delta, Epsilon y Zeta) para igualar el récord registrado en 2005, y cinco para superarlo y llegar a Eta, algo que no puede ser descartado como posible a estas alturas del año, pues aunque la tormenta tropical Zeta registrada en la historia tuvo lugar el 30 de diciembre, lo que acabó siendo el Huracán Beta de 2005 adquirió la categoría de tormenta tropical el 26 de octubre, más de un mes después de lo que lo ha hecho la tormenta tropical bautizada con este mismo nombre este 2020.

Alpha, un sistema tropical de récord

Se llegue o no a producir el huracán Eta, este 2020 la temporada de tormentas tropicales ya ha batido un récord. En concreto, lo ha hecho la tormenta Alpha. Esta tormenta subtropical ha sido el sistema de características tropicales que más al este del Atlántico se ha formado, llegando a posarse sobre Portugal. "No es el primer sistema tropical que como tal alcanza la Península Ibérica", indica el portavoz de la Aamet, que explica que ya en 2005 la depresión tropical Vince entró por el sur de la Península como depresión tropical aunque rápidamente perdió fuerza y que en 2017 el huracán Ophelia se quedó a poco menos de 1.000 kilómetros de las costas de Galicia y en octubre de 2019 el huracán Leslie llegó prácticamente a rozar las playas de Portugal.

Sin embargo, Alpha sí ha sido la tormenta tropical que más cerca de las costas europeas se ha formado. "Fue un pequeño centro de altas presiones dentro de la gran borrasca que nos afectaba el pasado viernes", explica Del Campo. Según él, aunque sus efectos sobre España no fueron más allá de fuertes rachas de viento en zonas altas del Sistema Ibérico y los Pirineos, su alrededor dio lugar a la creacción de muchas tormentas que liberaron un calor latente que hizo que su núcleo estuviese más cálido que su entorno. Esto provocó que los meteorólogos la calificasen como tormenta subtropical — forma que mantuvo durante solo 12 horas — y tuviese que adquirir el nombre de Alpha, el primero del aflabeto griego después de que se hubisen agotado ya todos los nombres asignados por la lista nominal que acabó con la tormenta Wilfred.