El coste de la vida en Estados Unidos se disparó en septiembre, impulsado principalmente por los precios de la gasolina y los alimentos.
gas station
© Hoy YouTube/Screenshot vía TheBL
La gasolina es uno de los principales motores de la elevada inflación registrada en septiembre de 2021.
Los últimos datos de la Oficina de Estadísticas Laborales del Gobierno muestran que el índice de precios al consumo (IPC) estadounidense aumentó hasta el 5,4% interanual en septiembre, la tasa más alta en 13 años.

En términos mensuales, los precios al consumo subieron un 0,4%, tras haber aumentado un 0,3% en agosto, según los datos publicados el miércoles 13 de octubre.

Las estadísticas muestran que la gasolina y los alimentos siguen siendo los principales motores de la inflación.

Los precios de la gasolina subieron en septiembre un 1,2% en términos mensuales, pero se dispararon un 42,1% en términos anuales. Los precios del fuel también se dispararon un 3,9% en el mes y un 42,6% en el año.

Los precios de los alimentos subieron otro 1,2% en el mes, lo que eleva el incremento anual al 4,5%.

Por su parte, los precios de los coches usados en septiembre cayeron un 0,7% respecto al mes anterior, reduciendo el incremento anual al 24,4%. Este tipo de artículos ha sido el centro de gran parte de las presiones inflacionistas de los últimos meses.

El índice del IPC para todos los artículos, excluyendo los precios de los alimentos y la energía, aumentó un 0,2% en el mes y un 4% en el año.

El galón de gasolina normal se situó en una media de 3,288 dólares el 13 de octubre, según la AAA, frente a los 2,181 dólares del galón de hace un año.


Los precios de la gasolina empezaron a subir este año después de que el Presidente Joe Biden asumiera el cargo y ordenara revocar el permiso para el proyecto del oleoducto Keystone XL, que se estaba construyendo para transportar petróleo desde Alberta (Canadá) hasta el Golfo de México.

Más recientemente, el huracán Ida y los efectos persistentes en la producción y el refinado también contribuyeron a impulsar los precios de la energía, según CBS News, que citó a Tom Kloza, analista jefe de la consultora Oil Price Information Service.

Además, los precios de la gasolina también se han visto apuntalados por los productores independientes de Estados Unidos y los miembros de la OPEP que limitan su producción de petróleo.

Otro factor es el aumento de la demanda en Estados Unidos, ya que los conductores norteamericanos volvieron a las carreteras tras el bloqueo por la pandemia de COVID-19.