'Curar la pandemia de desinformación sobre las vacunas de ARNm de Covid-19 a través de medicina basada en evidencia real' es el título de su estudio recién publicado .
Aseem Marlhotra

Aseem Marlhotra
El reconocido cardiólogo británico Aseem Marlhotra ha dado a conocer hoy la publicación de su estudio sobre la eficacia y seguridad de las vacunas de ARN mensajero en The Journal of Insulin Resistance.

En la entrevista que le ha realizado James Freeman, que puede consultarse aquí, el autor del estudio señala expresamente que las vacunas contra el Covid-19 deben ser retiradas inmediatamente, ante las evidencias que, según este cardiólogo, se muestran en sus investigaciones.

En la entrevista, el cardiólogo comienza lanzando un mensaje contundente: «Lo que el público en general necesita entender es que el sistema actual, está empujando a gente buena a hacer cosas malas. Y la raíz del problema son las grandes y poderosas corporaciones que tienen mucha influencia en los gobiernos, en el sistema de salud, en los medios de comunicación y su principal responsabilidad es sacar beneficios para sus socios, no darles a ustedes los mejores tratamientos».

«Cuando usted comprenda esto, entonces, podremos comenzar a hacer algo para transformar el sistema.»

Señala que la manera de operar de estos poderes es «como psicópatas». «Son entidades psicópatas».

La conclusión final es que «tenemos entidades psicópatas influyendo en la salud pública y esto se tiene que parar, y se tiene que parar ya».

Este experto en cardiología explica que el pasado año, en el mes de julio su padre (un prestigioso médico del servicio público de Salud de Reino Unido) falleció y esta situación le hizo alarmarse, puesto que se trataba de un hombre sano, de 73 años, sin causa aparente para que pudiera fallecer de la manera en que falleció. Lo que encontraron en la autopsia fue lo que hizo a este investigador poner el foco en el caso: trombos en las arterias que no tenían sentido, según el cardiólogo.

Malhotra está convencido de que su padre murió a causa de la vacuna contra el Covid-19. Tanto él como su padre creían firmemente en la vacuna y se la pusieron. Por lo que en un primer momento, no tenían rechazo hacia ellas. No es antivacunas. No se ha opuesto nunca a las vacunas. «Fui uno de los primeros en ponérmela». «Pero esta vacuna en particular ha sido hecha de una manera especial (...)» Y lo que le hizo comenzar a sospechar fueron los mandatos por parte del Gobierno, que hacían que no quedase claro exactamente qué estaba sucediendo.

Poco después, comenzaron a aparecer datos que señalaban el aumento del riesgo de ataques al corazón tras las vacunas de Covid-19, por un mecanismo de inflamación alrededor de las arterias coronarias. Contactó entonces con un denunciante, un investigador de una Universidad, que también es cardiólogo, que había detectado casos similares en su departamento. Los investigadores de su departamento de la Universidad habían decidido no denunciar nada públicamente porque tenían miedo de perder la financiación que provenía de la industria farmacéutica.

Explica el cardiólogo Malhotra que fue entonces cuando inició una investigación en los datos de Reino Unido. Y detectó el incremento de 14.000 ataques al corazón más fuera del hospital en 2021 en comparación con 2020.

En su propio entorno, una docena de personas, han sufrido ataques cardiacos en el periodo de las dos semanas posteriores a las vacunas.

«Para mí, la evidencia es muy muy clara», dice el Dr. Aseem Malhotra.

«Cuando miras a los ensayos originales de Pfizer, publicados en el Journal of Medicine», dice el doctor, «ves que hay claro vínculo entre esta particular vacuna y el aumento del riesgo de afección cardiaca».

«Ahora sabemos que causa miocarditis, probablemente en uno de cada 2.700 personas, que es la inflamación del músculo del corazón; Sabemos que hay una señal para paros cardiacos. Los datos de Israel recientemente publicados en Nature muestran que en las edades entre 16 y 39 años ha habido un 25% de aumento en ataques de corazón o paros cardiacos, no vinculados al Covid, sino absolutamente vinculados a las vacunas de ARNm».

«Si miras los datos en su conjunto, necesitamos análisis más contundentes, en los que la gente pueda entender cuál es beneficio potencial de la vacuna para ellos, frente a los riesgos. Pero, sobre todo, de los datos que he analizado y están documentados, es fundamental hacer una llamada para la completa suspensión de esta vacuna». En este sentido, el experto hace un llamamiento para poder debatir de manera honesta y profunda sobre los beneficios y los riesgos reales de estas inyecciones.

El experto señala que para él, es mucho más importante se honesto, buscar la verdad y garantizar la seguridad de sus pacientes. Y señala que las corporaciones no han permitido que el debate necesario se haya producido por su poder sobre los gobiernos, los políticos y los medios de comunicación.

El contenido del estudio puede consultarse directamente pulsando aquí, para la primera parte del estudio y aquí para la segunda parte del estudio.