incendios Rusia
© AFP
Los incendios arrasaron Rusia en agosto y mataron a unas 60 personas.
Difícilmente el año pudo comenzar de peor manera. Un devastador terremoto sacudió Haití, uno de los países más pobres del mundo, provocando unos 300.000 muertos. Poco después los chilenos sufrieron uno de los seísmos más graves registrados en la historia, al que siguieron otros graves terremotos en Turquía, China, México, Afganistán, Irán y Nueva Zelanda.

El petróleo tiñó de negro las aguas del Golfo de México durante meses, marcando un nuevo récord en el registro de los vertidos más graves. La rotura de una balsa de residuos de aluminio en octubre cubrió de barro rojo varias poblaciones húngaras y amenazó los ecosistemas del Danubio.

En verano, Rusia se convirtió en una hoguera al mismo tiempo que Pakistán se enfrentaba a las peores inundaciones en décadas.

El tráfico aéreo sufrió situaciones inéditas hasta ahora. La erupción de un volcán islandés en abril y las fuertes nevadas en Europa y EEUU en diciembre dejaron a millones de pasajeros atrapados en los aeropuertos.

Mientras tanto, las reuniones políticas celebradas para frenar la pérdida de especies -2010 ha sido el año internacional de la biodiversidad- así como la cumbre de Cancún sobre Cambio Climático en diciembre lograron escasos avances. Tras dos semanas de reuniones, los políticos que acudieron a Cancún alcanzaron un modesto acuerdo para reducir las emisiones contaminantes, haciendo muy difícil que pueda cumplirse el objetivo de intentar que la temperatura no aumente más de dos grados a finales de siglo para prevenir graves desastres naturales en el futuro.

2010 ha sido también uno de los tres años más calurosos desde que existen registros, y pone fin a la década más cálida de la historia.

Aquí va el resumen de un año rico en catástrofes ambientales en el que la naturaleza nos ha vuelto a recordar lo vulnerables que seguimos siendo ante ella:

Devastadores terremotos

Rescate de un niño en China
© AP
Rescate de un niño en China
En menos de dos minutos Puerto Príncipe quedó destrozada. Un seísmo de magnitud 7 en la escala de Richter asoló el suroeste de Haití el 12 de enero. El precario estado de los edificios, en cuya construcción no se siguen las normas antisísmicas, la pobreza y los escasos medios sanitarios contribuyeron a aumentar el escalofriante número de víctimas, que ascendió a 300.000 personas.

El 27 de febrero un fuerte seísmo de magnitud 8,8 afectó al 80% del territorio chileno. Según los geólogos, fue el quinto mayor terremoto que se ha producido en el mundo desde que se toman registros. Fallecieron más de 500 personas, muchas de ellas por el fuerte tsunami que afectó a la costa chilena tras el seísmo. Las numerosas réplicas que se produjeron durante los días siguientes a la tragedia siguieron aterrorizando a una población acostumbrada a los terremotos.

Al mes siguiente, un terremoto de magnitud 6 el este de Turquía provocó más de 50 muertos. El 14 de abril unas 3.000 personas perdían la vida en la provincia china de Quinghai como consecuencia de un terremoto de magnitud 7,1. La tierra siguió temblando y a lo largo del año se produjeron fuertes seísmos en México, Afganistán, Irán y Nueva Zelanda.

El petróleo destroza el Golfo de México

BP golfo
© Desconocido
Tareas de limpieza del vertido.
Parecía que nunca iba a dejar de brotar petróleo del pozo Macondo. La explosión del 20 de abril de una plataforma petrolífera de BP cerca de la costa de Luisiana (EEUU) mató a 11 trabajadores y provocó el mayor vertido de crudo accidental de la historia.

Finalmente, tras cinco meses de trabajos e infructuosos intentos para frenar la salida de crudo, a mediados de septiembre la compañía británica logró cerrar definitivamente el pozo del que ya habían brotado 800 millones de litros de petróleo.

El crudo mató a miles de animales y provocó pérdidas millonarias en la industria pesquera, pues se prohibió faenar en las aguas afectadas. El petróleo ya no se ve pero los científicos advierten que el daño causado a los ecosistemas persistirá durante años y temen que haya entrado en la cadena alimenticia.

El volcán que aisló a los europeos

volcán islandés
© EFE
El volcán islandés estuvo en erupción durante varias semanas.
La sorpresa de los viajeros cuando supieron que sus vuelos eran cancelados por culpa de la erupción de un volcán islandés de nombre impronunciable fue mayúscula. Pero así fue.

La columna de nube y ceniza del Eyjafjällajokull obligó a cerrar el espacio aéreo europeo durante varios días de abril y mayo ante el riesgo de que los motores de los aviones resultaron dañados por la ceniza. Las pérdidas por la cancelación de vueltos superaron los 4.000 millones de euros, según un informe de Oxford Economics.

Inundaciones en Pakistán

Las intensas lluvias provocadas por el monzón en Pakistán comenzaron a finales de julio y afectaron a más de 20 millones de personas. Más de 1.200 paquistaníes murieron y cientos de miles de personas tuvieron que dejar sus casas.

Las inundaciones destrozaron parte del país y tuvieron un efecto devastador sobre las cosechas, dejando a millones de personas sin sustento. Asimismo, provocaron el aumento del número de casos de enfermedades transmisibles como diarrea, cólera o paludismo.