Traducción de kenzocaspi.wordpress.com

Una vez más el tema es Rusia, ¿por qué este miedo? O mejor dicho por qué etiquetar a Rusia como el malo y chivo expiatorio de todas las desgracias de EEUU. Rusia es un perro de Terranova, no un Rottweiler. Es grande, fuerte, pacífico y no agresivo.
© desconocido

Divulgación completa
: Me he reunido con rusos. Me encontré con un ruso esta mañana. Me trajo café. Tales cosas locas y peligrosas pueden ocurrir en Moscú. Me temo que la CIA y la NSA podrían tomar nota de esta reunión, y luego podrían utilizarla - incluso en mi contra. "¿Has leído un artículo de Israel Shamir? ¿Sabía usted que tenía contactos rusos?

Aunque no soy muy joven, ésta es la primera vez que he presenciado una cacería de brujas. En Rusia, hay muchos extranjeros, europeos y americanos también, y los rusos se mezclan con ellos libremente, sin miedo. Los rusos no tienen miedo de reunirse con el embajador de Estados Unidos; están más bien orgullosos de la ocasión. Cuando el embajador de los Estados Unidos prepara una fiesta o celebra una recepción, todas las personas importantes en Moscú vienen a Spaso-House, la residencia.

Incluso en los días de Stalin, los rusos fueron a la recepción, y Mikhail Bulgakov la describió como la de Satanás con su Maestro y Margarita.

En los últimos años, todas las figuras de la oposición rusa han visitado al embajador de Estados Unidos y han tenido conversaciones cordiales con él.

No sólo en Rusia. Los cables del Departamento de Estado publicados por Wikileaks describen cientos de reuniones entre embajadores de Estados Unidos y figuras de la oposición en todo el mundo. Sorprendentemente, en ninguna parte se consideraba una reunión como una violación de la seguridad nacional y un defecto incapacitante en un líder de la oposición.

Bueno, probablemente a la luz del susto ruso, las naciones deberían promulgar leyes que prohibieran a una persona que se hubiera reunido con el embajador de Estados Unidos ocupar cualquier posición pública o presentarse a las elecciones. Podrían llamarla Ley Flynn, en el espíritu de reciprocidad.

La clase política estadounidense ha traído esta calamidad sobre sí misma. Si quien se reuniera con el embajador ruso o con un ministro del gobierno ruso, o con el presidente ruso (Dios no lo quiera) no es apto para gobernar, todo el resto de los políticos norteamericanos serían descalificado.
© desconocido
Putin, Flynn, Jill Stein en la misma mesa en la gala.
El año pasado, incluso Jill Stein, la mujer súper-kosher de la política estadounidense, candidata presidencial del Partido Verde, visitó Moscú y tuvo un lugar en la mesa con Putin, antes de regresar y pedirle que contara el voto de Wisconsin.

Los rusos observan la nueva caza de brujas sobre el océano con una sorpresa leve. No sabían que eran tan formidables, tan aterradores. Yo no puedo enumerar las faltas de Rusia desde hoy hasta la próxima Navidad, es un país de terribles burocracias, de leyes imposibles, de policía molesta, de grandes lagunas sociales, de mal tiempo y malas carreteras, pero no sé ninguna sola razón para considerar a Rusia como una amenaza para cualquiera.

Los rusos están dispuestos a aceptar el derecho internacional, creen en la soberanía nacional, no dicen a otros Estados cómo deben manejar su vida cívica o hacer negocios. Y no se meten en los asuntos de otros Estados, aunque sería mejor si lo hicieran.

Secretaria de Estado adjunto de Estados Unidos y diplomática del Departamento, intercepción telefónica de Victoria Nuland en Ucrania – The Guardian, Reino Unido.
Cuando en febrero de 2014, la Sra. Nuland, entonces del Departamento de Estado de Estados Unidos (la señora "que se joda la UE", perdió su trabajo con el ascenso de Trump) y el embajador estadounidense Geoffrey Pyatt alimentaron el fuego de Maidán y repartieron galletas en Kiev, el embajador ruso en Kiev se esfumó.
© AFP/ANDREW KRAVCHENKO
Victoria Nuland (R) y el Embajador Jeffrey Pyatt distribuyen tortas a los policías antidisturbios en la Plaza de la Independencia en Kiev el 10 de diciembre de 2013
Quizá fue a jugar al golf. Ni una sola figura política rusa se hubiera molestado en ir a Kiev y hablar con la gente. La no injerencia rusa en los asuntos de Ucrania había sido tan escrupulosa, como si Ucrania fuera un remoto Estado latinoamericano de poco interés para los rusos.

Ese fatídico febrero de hace tres años, en lo único en lo que los rusos tenían interés era en los Juegos Olímpicos de Sochi. Kiev quemó, pero discutieron el biatlón. ¡Biatlón, por supuesto! Los gobernadores de las provincias de Ucrania le preguntaron a Moscú si vendría a salvar el día del gobierno legítimo, pero en Moscú nadie tomó el receptor. El 22 de febrero de 2014, cuando el presidente Yanukovich se escapó de Kiev y se fue a Jarkov para las reuniones con los líderes de la Ucrania Oriental, los rusos podrían haber establecido el gobierno legítimo en Jarkov y al menos dividir a Ucrania en dos mitades, con muy poco esfuerzo. Pero no se presentaron y no dijeron que apoyarían un gobierno de este tipo, y el pueblo de Ucrania aceptó el golpe de Kiev.

© desconocido
Si Putin fuese sólo un poco similar a la imagen con aliento de fuego que propagan los medios de comunicación occidentales, Ucrania sería una provincia occidental de Rusia, como lo fue durante los últimos cuatrocientos años, y podría haberse hecho legalmente, sin disparar un solo tiro. Pero Vladimir Putin no es Vladi el Terrible de tus historietas. Es un gran procrastinador, un hombre que no hará nada si es posible. Él entra en acción sólo si no hay manera de posponerlo.

Él tomó Crimea, o más bien aceptó la demanda de los crimeos para unirse a Rusia, ya que (correctamente) pensó que su pueblo no le perdonaría entregar la península con su base área principal a la OTAN y la población rusa a la tierna misericordia de bandas occidentales ucranianas ferozmente antirrusas.

Mi viejo amigo israelí y observador ruso, Yakov Kedmi, antiguo jefe de un servicio de inteligencia israelí, predijo en abril de 2014 que el ejército ruso tomaría el este y el sur de Ucrania antes de las elecciones presidenciales de mayo de 2014 en Ucrania. Lo deseché como un sueño. Putin no hará nada si se le da la mitad de la oportunidad. Yo tenía razón.

Putin actuó en Georgia en 2008 sólo después de que sus tropas de mantenimiento de la paz hubieran sido atacadas por las tropas entrenadas por la OTAN del presidente Saakashvili, quien famosamente dijo que su ejército tomaría Moscú en una quincena. Incluso entonces él no tomó la capital Tbilisi, sino que silenciosamente retiró a sus tropas.

Incluso provocaciones tales como la remoción de las tumbas rusas y los monumentos conmemorativos, como despojar a los rusos étnicos de sus derechos de ciudadanía en los países bálticos, no le forzaron la mano.

Lo último que él quería era pelear con los Estados Unidos. Aprobó la invasión estadounidense de Afganistán y abrió su territorio para el tránsito de las tropas y armas estadounidenses. Aprobó las resoluciones sobre Irak antes de la invasión estadounidense; habló en contra de la invasión sólo en tándem con Francia y Alemania. Él estuvo de acuerdo (más bien, se abstuvo) sobre la resolución patrocinada por Occidente sobre Libia que condujo al asesinato del coronel Gadafi. Abandonó las bases rusas en Vietnam y Cuba. Retiró sus tropas de Tarso, su única base naval en Siria, y volvió a Siria solo ante un eminente ataque americano en el Estado soberano, a petición de su líder legítimo.

Los medios occidentales presentan a Rusia como un feroz Rottweiler, y los rusos no se reconocen en el espejo de los medios occidentales. Rusia es un perro Terranova, no un Rottweiler. Es grande, fuerte, pacífico y no agresivo. Yo lo sé, he tenido Terranovas. Incluso el gato más desagradable no puede despertar su espíritu de lucha.

La traducción ha sido ligeramente modificada para una mayor comprensión del lector. Puedes ver el artículo completo en inglés aquí