Para el ministro de Energía y Minas peruano, el fenómeno El Niño Costero "ha sido peor que un terremoto porque se activaron 1.500 kilómetros de emergencia simultánea".

El titular de Energía y Minas de Perú, Gonzalo Tamayo, afirmó en una entrevista publicada este sábado por al diario El Comercio, que el fenómeno de El Niño Costero "ha sido peor que un terremoto porque (en ese caso) la ayuda va solo al epicentro".
© Reuters / Mariana Bazo

"Acá hemos tenido muchas zonas que atender a la vez y destinar todo el capital humano del Estado", explicó Tamayo, que estuvo al frente de la asistencia en la región Lima.

Por su parte, el viceministro de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Ministerio del Ambiente (Minam), Fernando León Morales, explica que, aunque Perú es un país vulnerable a eventos climáticos extremos, los desastres no son naturales y ocurren por las deficiencias en el asentamiento poblacional y por no tomar en cuenta la zonificación ecológico económica y la vulnerabilidad de los territorios a los desastres.

León Morales indicó que también toca trabajar en la gestión de riesgos, en ciudades sostenibles, en la reconstrucción segura y en combinar la ingeniería con los conocimientos tradicionales de poblaciones ancestrales que se asentaron en zonas de lluvias y huaicos y, pese a los años, no han sufrido daños.

De acuerdo con los expertos, Perú no está preparado para afrontar los impactos que podría ocasionar el cambio climático y advierten que hechos similares como el que ha vivido Perú a inicios de 2017 podrían volver a repetirse en los próximos años.

En contexto

Los desbordes e inundaciones debido al fenómeno climático El Niño Costero dejaron en Perú 106 muertos y 159.283 damnificados entre enero y abril, de acuerdo con el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN).

Las lluvias destruyeron 2.542 kilómetros de carreteras y miles de hectáreas de cultivo. Los damnificados piden la ayuda del Gobierno.