Las arenas de Egipto ocultan todavía muchos secretos. Un ejemplo de ello fue desenterrado del desierto en Saqqara, lugar que en la actualidad forma parte de la ciudad de El Cairo.

Las historias de las gentes que habitaban el lugar hace más de 5.000 años cayeron en el olvido, cubiertas por las arenas del desierto. Por esta razón, a veces incluso el más pequeño descubrimiento puede abrirnos las puertas de sus vidas. De este modo, la misteriosa tapa de un sarcófago aportó información valiosísima sobre la época de una reina cuya vida está relacionada con, al menos, dos generaciones de poderosos faraones egipcios.


Pirámide de Pepi II con las pequeñas pirámides de las reinas Iput II, Neith y Udjebten. (Public Domain) Detalle: Piedra del Sur de Saqqara. (CC0)
Por norma general, Saqqara es reconocida por la famosa pirámide escalonada del faraón Zoser. Su peculiar forma proyecta una impresionante sombra sobre la historia del lugar. Cada año, miles de turistas se acercan hasta tierras egipcias, y la mayoría de ellos apenas es consciente de la colosal historia que permanece oculta bajo sus pies. Por lo general, los visitantes consideran fascinantes las enormes construcciones, momias y tesoros de oro, pero para la ciencia, hallazgos como la Piedra del Sur de Saqqara poseen un valor incalculable.

La reina propietaria de la Piedra del Sur de Saqqara

La Piedra del Sur de Saqqara es mucho más relevante para la ciencia que cualquier otra estructura que pueda parecer espectacular para los visitantes. La inscripción que fue tallada en esta piedra nos ha abierto las puertas de la historia de una dinastía que continúa siendo tan misteriosa como fascinante.

La Piedra del Sur de Saqqara consiste en la tapa de un sarcófago que perteneció a la esposa de un faraón. Su nombre era el de reina Ankhenespepi. Perteneció a la VI dinastía, siendo una de las reinas más famosas de este período. Junto con su hermana, con la que compartió nombre, fue una de las esposas del faraón Pepi I.
© Public Domain
Estatua de cobre a tamaño natural de Pepi I, Museo de El Cairo.
La misteriosa Piedra del Sur de Saqqara

La piedra del Sur de Saqqara fue descubierta por el egiptólogo suizo Gustave Jenquier, bien conocido por sus excavaciones en el complejo de la pirámide de Pepi II. Fue él quien encontró tan valiosa piedra en una de las cámaras de la pirámide de la reina Iput II, durante la campaña de excavaciones de 1932-33.

Dicha piedra alberga uno de los primeros textos que incluye nombres de antiguos reyes egipcios. Tallada en basalto, mide 2.43 x 0.92 metros. La inscripción cubre ambos lados de la piedra, y nos habla de los faraones Teti, Userkare, Pepi I, Merenra y Pepi II.
© CC BY-SA 2.5
Estatua de alabastro de Ankhesenmeryra II y su hijo Pepi II.
El texto de la inscripción se inicia con una columna a la derecha que contiene el título de un rey. Los investigadores creen que probablemente se refiera a Pepi II, lo que les permite datar la inscripción en su reinado. La única parte del nombre que ha sobrevivido es el Horus inicial del nombre de Horus. La banda del título, situada a la izquierda, presenta los nombres de Userkara, y unos 25 cm a la izquierda de la mitad de la anchura de la losa aparecen los títulos de Meryra Pepi junto con el nombre de su madre: Iput.
© Public Domain
Pirámide de Pepi II junto con las pequeñas pirámides de las reinas Iput II, Neith y Udjebten.
Como explica Francesco Raffaele:
Los registros que aparecen más abajo incluyen los eventos de cada año, no habiendo línea divisoria horizontal ni vertical; gracias a la interpretación de la fórmula "Nswt-bity X ir.n.f m mnw.f" ha sido posible reconstruir 6 registros en el anverso. Cada columna tiene alrededor de 1,1 cm de ancho (y entre 14 y 15 cm de altura, aunque la sexta es de sólo 10 cm); como en la piedra de Palermo/El Cairo, los bloques de años se amplían con los últimos reyes (Merenra), y es una pena que ninguna línea vertical marque el bloque anual de los anales del Sur de Saqqara; cada año se hizo a base de varias columnas, y su tamaño iba de 5,5 cm a más de 30. El reinado de Teti aparece con 5 columnas por año de reinado (sabemos de él por un 'HAt-xt-sp 12', y de hecho 1,1 x 5 x 12 = 66 cm); el reinado de Userkara contendría 8 bloques de un año según el modelo del reinado de Teti, pero solamente 2, 3 o 4 según el de Pepi I; el reinado de Pepi tendría 10-15 columnas de compartimentos-año; parece que la fórmula «Ir.n.f m mnw.f n...» reaparecía en años alternos (solamente en el año de la cuenta x-ésima, no en el año después de la cuenta x-ésima), pero, probablemente desde el tercer año de Merenra, cada 'Mnw' comprendía solo un año, y la amplitud de los compartimientos anuales era mucho mayor (20, 25 y, después de la mitad de la línea 6, más de 30 columnas, así hasta 40 cm).
© CC0
La Piedra del Sur de Saqqara.
Lamentablemente, gran parte de la valiosa inscripción de la Piedra del Sur de Saqqara resulta ilegible al haberse borrado con el paso del tiempo. Sin embargo, la información del texto superviviente ha proporcionado la confirmación de datos conocidos de épocas posteriores, así como algunos detalles únicos.

Un documento de la legendaria dinastía VI

Los faraones de la dinastía VI crearon numerosos edificios y notables artefactos. El reinado de Pepi II es uno de los mejor documentados de este período. Sin embargo, resulta difícil descifrar en profundidad la historia de una civilización tan avanzada de hace más de 5.000 años. Artefactos como la Piedra del Sur de Saqqara acercan a los investigadores a las vidas de las principales autoridades de una época en la que se estaban creando algunas de las tumbas más fascinantes de la historia.