Un importante astrofísico alerta de que un asteroide podría impactar contra la Tierra sin previo aviso, lo que podría destruir ciudades enteras.

© CC0/Pixabay/
Alan Fitzsimmons es profesor en la Universidad de la Reina en Belfast (Reino Unido) y astrónomo del Centro de Investigación Astrofísica de la universidad y afirma que algo parecido a lo ocurrido en 1908 en la región de Tunguska, en Rusia, podría volver a ocurrir. Aquel año, un objeto de 80 metros de diámetro atravesó la atmósfera sin que los científicos se diesen cuenta. El asteroide dejó devastada un área de 1.200 kilómetros cuadrados.

"Es importante saber que los científicos y los ingenieros han conseguido dar grandes pasos para detectar asteroides aproximándose a la Tierra y para comprender mejor el peligro que representan", asegura Fitzsimmons.

El meteorito de Tunguska cayó en una región remota e inhabitada de Rusia, pero si no hubiese sido así, el desastre hubiera sido de dimensiones gigantescas.

Fitzsimmons alerta de que hay más de 1.800 objetos potencialmente peligrosos descubiertos hasta la fecha, pero que hay muchos más que todavía no se han detectado. Uno de ellos podría visitarnos cualquier día.

A pesar de que, como indica el astrónomo, los científicos no se han quedado de brazos cruzados, "todavía es posible que el próximo Tunguska nos tome por sorpresa".

Mientras que la NASA no le quita el ojo a los objetos que pasan cerca de nosotros —la mayoría a una distancia más grande de la que existe entre la Tierra y la Luna, aunque por poco—, en enero de 2017 un asteroide del tamaño de un edificio de 10 pisos rozó nuestro planeta a la mitad de la distancia de su satélite.