A pesar de que siempre nos imaginamos a los leones como los reyes de la selva, no siempre consiguen lo que quieren en su territorio. Pensamos que son los más fuertes, los más feroces... pero no siempre es así. Una leona de Maasai Mara en Kenia se acercó a un hipopótamo que estaba acostado en el suelo de la sabana, creyendo que estaba durmiendo o malherido. El animal creyó que ese iba a ser su festín del día, pero nada más lejos de la realidad.
© Archivos
El hipopótamo al sentir como la leona le olfateaba, rápidamente comenzó a moverse y se dio la vuelta para enfrentarse a la leona. Con sus grandes fauces atacó a su contrincante, cogiéndola por el cuello y zarandeándola. Esta pudo huir a tiempo, aunque muy mal herida por lo que se puede apreciar en el vídeo.


Muchos creen que los hipopótamos son animales vagos y perezosos por la percepción que se tiene de ellos en el imaginario colectivo, sin embargo, son una de las especies más agresivas que existe. Se sabe que estos son herviboros pero cuando se sienten en peligro ellos o sus crias atacan en defensa propia. A pesar de su parecido físico con los cerdos, sus parientes cercanos vivos son los cetaceos, de los que se separaron hace 55 millones de años. Los primeros fosiles que se conocen de los hipopótamos aparecieron en africa hace 16 millones de años. Aunque cuentan con patas muy cortas pueden alcanzar los 30 kilometros por hora. Actualmente se encuentran amenazados por la caza furtiva que quiere hacerse con el marfil de sus dientes.