(España) - Alguien decía que un religioso es quien cree que todas las religiones son una estupidez, todas excepto una, la suya.
© CTXT
El religioso, pobre, tiene, quiera o no, más en común de lo que querría con un ateo, con quien comparte aquello de estar convencido de la estupidez de todas las religiones y con quien tan sólo disiente en una de ellas. En la única que importa, por supuesto, explicaría el religioso.

Algo parecido pasa con las banderas, esa religión, estúpida como el resto, que no caduca por más que sus pontífices se hayan mudado con el cepillo hace tiempo a Suiza, Andorra o las Caimán. La ventaja de las religiones o las patrias es que las cosas sin sentido nunca pasan de moda y aguantan lo que les echen.


La última moda de los señores de los símbolos es llamar a algunos equidistantes, adjetivo que, en un entorno de guerra de banderas, quiere decir cobarde. Un equidistante es hoy, en esta parte del planeta recalificado a urbanizable, aquel a quien le golpean con la bandera española por no defender la sagrada unidad de la patria, para a continuación ser atizado con la bandera catalana por aliado de Madrid. En ambos casos el porrazo de mástil en la cabeza tiene una justificación, por supuesto, una justificación que en ambos casos es la misma: no has entendido nada.

Ser equidistante es, en los últimos tiempos, agotador. Mientras para alguien con bandera, el guión es claro y definido --aquí los buenos, allí los malos--, el equidistante no hace otra cosa que percibir bochorno proveniente de ambas direcciones.

El equidistante no puede dejar de lado la vergüenza al ver cómo algunos han tratado a Cataluña históricamente desde España, cómo su cultura o idioma han sido entendidos como provocación --hay que ser idiota-- en lugar de como riqueza. Un equidistante no puede disimular que algunos quieren a Cataluña como territorio enemigo conquistado más que como tierra hermana.

El equidistante no puede dejar de lado que en Catalunya se ha alimentado una idea de España, siempre rancia y fascista, que en la gran mayoría de los casos no se correspondía con la realidad. Un equidistante no puede obviar que en Catalunya, tierra rica comparada con la mía, por ejemplo, se ha vendido durante años el victimismo del Espanya ens roba mientras quienes robaban eran los padres de quienes hoy lideran el Procés, queridos primos hermanos de quienes se oponen a él.

Un equidistante sólo puede avergonzarse de cómo algunos criminalizan un referéndum, cómo llaman golpismo a preguntarle a la gente mientras defienden que golpistas de verdad tengan sus plazas y calles por toda España.

Un equidistante no puede obviar que en Catalunya hay ya hastío con una cierta España uniforme, ni puede estar del lado de un Gobierno español cuya solución para esto es usar el enchufe con la Justicia exprés en lugar de cocinar una solución política a fuego lento.

Pero un equidistante no puede tomarse en serio un referéndum en el que solo participará una parte de los catalanes, ni a un Gobierno catalán que dice que se lanzará sin pensárselo a una aventura como esta, sin apoyos internacionales y dejando atrás la postura de la mitad de la población.

Un equidistante tiene claro que no es ya tiempo de símbolos y banderas tras las que esconderse para que nada cambie. Un equidistante tiene claro que se quiere independizar de una vez de todo esto. Muy bien, pues cuál es tu solución, se le suele preguntar en estos casos al equidistante. Pues ahora mismo, ninguna. Y no tener ninguna es mejor que dos soluciones opuestas y excluyentes sobre la mesa.