La policía francesa busca a un padre de familia como principal sospechoso del crimen de su mujer y sus cuatro hijos, hallados muertos este jueves en su casa de la ciudad de Nantes.

Se trata de Xavier Dupont, quien se encuentra prófugo desde hace varios días y cuyo auto fue localizado en la mañana del viernes en el estacionamiento de un hotel a varios kilómetros de donde vivían.
Imagen

Xavier Dupont, prófugo

Según los investigadores, Dupont, de 50 años, pasó la noche del 14 al 15 de abril, momento en que otra mujer a la que él habría frecuentado fue vista por última vez con vida. Inclusive, esos días retiró dinero con su tarjeta de crédito en un cajero automático de esa localidad.

En tanto, los resultados de las dos primeras autopsias realizadas en Nantes a la madre y a uno de los hijos de 18 años revelaron que recibieron disparos de bala en la cabeza con un rifle que pertenecía al padre.

Estos dos cuerpos, como los de los otros tres hijos, de 20, 16 y 13 años, habían sido enterrados dentro de unos sacos con cal viva en el terreno de la casa familiar, según el relato del fiscal de la ciudad.

La hipótesis de una masacre premeditada manejada por los investigadores se basa, entre otras cosas, en que se había puesto fin al alquiler del domicilio familiar, que el padre había anunciado por carta a las escuelas de sus hijos que se mudaban a Australia y que también había escrito a unos conocidos que era agente secreto y que iba a desaparecer por un tiempo.

Según el diario francés Le Parisien, Xavier Dupont trabajaba en una empresa en la que era el único empleado, cerca de Nantes, y que se dedicaba a proponer a establecimientos hoteleros aparecer en guías turísticas en Internet, aunque no hay registros financieros de su labor desde 2008.