Alrededor de 600.000 personas han acudido este miércoles a la manifestación independentista de la Diada convocada por la ANC, según datos adelantados por la Guardia Urbana. El año pasado la cifra de asistentes que dio la misma policía municipal fue de un millón de personas, con lo que la cifra es notablemente inferior.
Vista aérea de la plaza de España de Barcelona al inicio de la manifestación de la Diada.
© EFE
Vista aérea de la plaza de España de Barcelona al inicio de la manifestación de la Diada.
Se trata del número de asistentes más bajo que ha dado la Guardia Urbana de una manifestación de la Diada desde que estas comenzaron, en 2012. De hecho, en las imágenes aéreas se aprecian muchos más claros en las calles de Barcelona que los años pasados, especialmente en el punto central de la concentración, en la plaza Espanya.


La cifra de asistencia más baja hasta el momento fue la de 2016, cuando unas 875.000 personas asistieron a la convocatoria de la ANC que tuvo lugar en Barcelona y otras cuatro localidades más de Catalunya (en Barcelona acudieron 570.000 personas). En cambio, la cifra más alta fue la de 2014, cuando 1.800.000 personas llenaron la avenida Meridiana de la capital catalana. Ni la Assemblea ni la delegación del Gobierno en Catalunya van a dar una cifra alternativa.

La ANC había informado a mediodía de que la cifra de inscritos era de 450.000, y el objetivo ha sido simbolizar con la confluencia de las calles donde discurre la manifestación (la plaza Espanya y sus confluencias con Paral·lel, Creu Coberta, Tarragona, Maria Cristina y Gran Via) la pluralidad del independentismo para alcanzar un objetivo común: la independencia.

El año pasado se cifró la concentración en el millón de personas

La manifestación ha clamado por la "unidad estratégica". "Desde aquí hacemos un clamor masivo para pedir unidad estratégica, queremos culminar el camino que dejamos a medias otoño de 2017", ha asegurado en su intervención inicial David Bagés, el actor que ha conducido el acto. Por su parte, los partidos independentistas han destacado durante la manifestación que lo que consideran "represión del Estado" al referéndum inconstitucional del 1-O de 2017 no ha sido capaz de restar fuerza al movimiento secesionista. "Hoy el pueblo de Catalunya, una vez más tras dos años de prisión y exilio, demuestra que la represión del Estado español no frena la voluntad de independencia del pueblo de Catalunya", ha afirmado el presidente de JxCat en el Parlament, Albert Batet.

Desde el PDECat, su líder, David Bonvehí ha expresado su "satisfacción" por la respuesta de la gente que ha secundado la manifestación independentista y, en este sentido, ha agregado: "No podemos parar, porque el país así lo quiere". Bonvehí ha afirmado que la Diada de este 11 de septiembre es "excepcional", porque se celebra a pocas semanas de la sentencia del juicio del procés, y ha reiterado que la resolución del Tribunal Supremo solo puede ser la de la absolución.

Por su parte, el vicepresidente del Govern, el republicano Pere Aragonès, ha pedido este miércoles al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que "no mire hacia otro lado" ni "incentive la represión" contra el independentismo tal como, a su juicio, hizo su antecesor Mariano Rajoy.