Las nevadas en el Pirineos han animado a iniciar la temporada de esquí, aunque las estaciones no han abierto y las imprudencias con tanta nieve ya han causado el primer accidentado de alud en nuestro país.
Un gran alud ha causado la muerte de dos esquiadores en la estación de Sölden, en Austria | AEMET
© AEMET
Un gran alud ha causado la muerte de dos esquiadores en la estación de Sölden, en Austria.
Las primeras y copiosas nevadas de la temporada han animado a muchos esquiadores a subir a Pirineos, aunque las estaciones de esquí todavía no han abierto. A pesar que las primeras estaciones abrirán algo antes del Puente de la Purísima, los esquiadores de 'fuera pista' y los de travesía ya han hecho los primeros descensos, aunque las condiciones presentes son muy peligrosas.

Una imprudencia con tanta nieve reciente (en la alta montaña aragonesa hay más de un metro de grosor) puede causar un grave alud, y este fin de semana se han registrado los dos primeros accidentes de montaña a causa de las avalanchas, en nuestro país y en los Alpes austriacos.


Según informó ayer el periódico Heraldo de Aragón, el primer alud ocurrió en los dominios de la estación de Astún, donde un esquiador de montaña ha salido ileso después de ser arrastrado por una avalancha cuando bajaba una empinada pendiente. Parece que otro grupo que esquiaba más arriba desencadenó el alud.

El esquiador accidentado fue parcialmente enterrado después de ser arrastrado por la nieve y, según explican testigos a este diario, «en algunos momentos su cuerpo quedó sepultado y ni siquiera se veía su mochila, pero finalmente salió a la superficie». No fue necesario activar a los equipos de emergencia y el accidentado pudo salir sin heridas con la ayuda de las personas que lo acompañaban.

2 muertos en una avalancha en Austria

Otro accidente sucedió este finde en la estación de Sölden, en los Alpes austríacos y a diferencia del suceso en Huesca, este alud sesgó la vida de 2 'snowboarders'. Fuente de la policía austriaca informaron que la avalancha ocurrió en el mediodía del sábado cuando los esquiadores hacían fuera pista y desencadenaron un gran alud que llegó a la pista azul número 33.


Las dos víctimas llevaban balizas localizadoras e incluso una logró disparar su mochila anti aludes cuando se vio amenazada por el alud. Desafortunadamente los equipos de rescate llegaron demasiado tarde. En el siguiente vídeo vemos las infructuosas tareas de rescate, que llevó a un operativo de 60 personas, perros de salvamento y dos helicópteros medicalizados para tratar salvarlos.

Mucha precaución con este tipo de actividades porque hasta no terminen de cruzar los temporales invernales y el sol aposente las capas de nieve, el riesgo de aludes seguirá muy alto.