Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Los EE.UU. se tambalean por un impactante incidente de brutalidad policial y asesinato a principios de esta semana. Minneapolis, MN Los oficiales de policía detuvieron a un hombre desarmado, y fueron filmados arrodillándose con una rodilla en la garganta después de haberlo esposado, asfixiándolo hasta la muerte.
George Floyd mural
© REUTERS/Christian Mang
Archivo
Se llamaba George Floyd, un hombre negro de 46 años de edad de Minnesota que trágicamente se ha convertido en la próxima víctima de alto perfil de nuestro cruel estado policial después de que supuestamente despertó la atención de la policía por intentar usar un billete falso de 20 dólares en una tienda de delicatessen local.

Los oficiales procedieron a sacarlo por la fuerza de su vehículo y lo sentaron en la acera, continuando a arrastrarlo hasta su coche de policía donde un oficial se arrodilló en su garganta durante más de cinco minutos, mientras Floyd seguía diciendo, "No puedo respirar", hasta que se desmayó. Más tarde fue declarado muerto después de que su cuerpo sin vida fuera transportado de la escena mientras los transeúntes lo miraban con horror.

El inquietante vídeo puede verse a continuación:


Los testigos en la escena pidieron a los oficiales que levantaran el estrangulamiento, afirmando que "ni siquiera se está resistiendo al arresto en este momento" y "estás parando su respiración en este momento, ¿crees que eso está bien?", pero no sirvió de nada.

Aunque un portavoz del departamento de policía afirmó que Floyd "se resistió físicamente a los oficiales" después de ser retirado de su vehículo, un nuevo vídeo publicado en Twitter por el galardonado periodista Alex Lehnert muestra a George sólo intentando permanecer pasivamente en el coche mientras dos policías lo sacaban a rastras.


Los cuatro oficiales involucrados en el incidente fueron despedidos inmediatamente de sus puestos de trabajo y ahora están siendo investigados por el FBI, pero hasta ahora no se les ha hecho responsables penalmente. Esta clara falta de justicia ha provocado protestas de ciudadanos preocupados, grupos como Black Lives Matter y otros en la zona que consideran este incidente como un ataque racista contra los estadounidenses negros por parte de una fuerza policial blanca.

El asesinato de George Floyd es otro caso más en una sucesión de incidentes similares en los últimos años, y demuestra aún más la necesidad de desmilitarizar a la policía y hacer que los malos oficiales rindan cuentas por sus crímenes.

"Es realmente feo. La policía tiene que entender que este es el clima que han creado", dijo un manifestante. Otro proclamó: "Me puse de rodillas y puse un cartel de paz y me gasearon con gas lacrimógeno, y dije: 'gásenme con gas lacrimógeno otra vez porque la no violencia parece curar'".

Sin embargo, las protestas se volvieron violentas rápidamente cuando un grupo más pequeño de alborotadores comenzó a pintar con spray y a destrozar coches de policía y otras propiedades de la policía. La policía respondió con una fuerza extrema, lanzando granadas de relámpago y gas lacrimógeno a las multitudes.


En las últimas 24 horas, los disturbios han tomado un cariz grave y mortal y se han saqueado e incendiado varios negocios de Minneapolis, con al menos una víctima mortal, y ahora parece que los disturbios se han extendido a Los Ángeles, provocando respuestas policiales duras y causando más lesiones.

"Esta es una rabia y un desbordamiento de lo que la gente está sintiendo, pero esta no es la plataforma adecuada para expresarlo", dijo uno de los organizadores.

¿Una futura guerra racial?

Las tensiones raciales siempre han sido fuertes en este país, pero en lugar de inspirar una reforma seria, los funcionarios parecen contentos de permitir que dicha tensión siga creciendo. Los estadounidenses deberían unirse para exigir el fin de la injusticia policial y la militarización de las fuerzas policiales locales en todo el país. Sin embargo, la tensión parece ser una estrategia de arriba hacia abajo en una nación que está siendo severamente dividida por razones de raza, política, ingresos y clase.

Para una clase política gobernante que desea mantener y aumentar cada vez más su poder y control sobre una ciudadanía, la estrategia de la tensión es un enfoque bien conocido para desviar la atención y la ira de las acciones, o inacciones, de los líderes y los responsables políticos, y promover el caos. También es bien sabido que los gobiernos sacan provecho de la división y el caos, utilizándolos como justificación para reprimir y sofocar las libertades. Orden a partir del caos.


Comentario: Para más información sobre la estrategia de tensión, véase: La Estrategia de Tensión: La guerra secreta de la OTAN contra Europa


Los políticos de Washington, DC podrían desmantelar la creciente militarización de la policía y hacer que ésta rinda cuentas, pero en su lugar utilizan cada incidente de este tipo para promulgar leyes cada vez más draconianas, como la Ley de Autorización de la Defensa Nacional (NDAA), que otorga aún más poder y autoridad a los policías injustos.

Si queremos resolver los problemas de racismo y brutalidad policial, debemos atacarlo de raíz, que es un sistema que ha estado manipulando durante mucho tiempo al público americano, distorsionando la realidad y afirmando falsamente que sirve a la gente, mientras que está involucrado en una increíble cantidad de corrupción y maldad. Este sistema permite que este tipo de acciones inhumanas, ya sean cometidas por policías en las calles de Minneapolis, o por pilotos de aviones no tripulados en el aire sobre Yemen, persistan, mientras que desvían la atención pública de la política hacia la identidad.

Cuando se trata de nuestra libertad, los poderes públicos no se sienten intimidados por un público dividido por la raza, de hecho, algunos han señalado que la élite mundial puede estar planeando una guerra racial con el fin de lograr sus objetivos políticos de un mayor control y una amplia aceptación de las políticas autoritarias.

Lo único que les asusta es la posibilidad de que todos nos unamos para exigir el retorno a una sociedad civil y libre. Esto sucederá una vez que reconozcamos el poder colectivo que tenemos, y dirijamos nuestra atención a la verdadera fuente del problema.
Phillip Schneider es estudiante, escritor y editor asistente de Waking Times. Si desea ver más de su trabajo, puede visitar su sitio web, o seguirlo en la red social de libre expresión Minds.