Esta preciosa y lenta bola de fuego sobrevoló España en la madrugada del 5 de junio, a las 5:56 hora local, poco antes del amanecer. Se produjo al entrar en la atmósfera terrestre una roca procedente del cometa 73P/Schwassmann-Wachmann 3 a una velocidad de unos 54 mil kilómetros por hora.
meteoro
© Gettyimages.ru
Imagen ilustrativa
El evento se inició a una altitud de unos 75 km sobre el oeste de la provincia de Albacete. La bola de fuego avanzó en dirección sureste, extinguiéndose a una altitud de 48 km tras recorrer una distancia de alrededor de 67 km en la atmósfera.


La bola de fuego ha sido registrada por los detectores del proyecto SMART desde los observatorios astronómicos de La Sagra (Granada), Sierra Nevada y Sevilla. Estos detectores operan en el marco de la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa (SWEMN), que tiene como objetivo monitorizar continuamente el cielo con el fin de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.