Traducido por el equipo de Sott.net en español

Una pardela que apareció varada en la playa de la Bahía de Tramore, Co Waterford, el lunes 22 de junio se suma a la reciente serie de impresionantes aves marinas registradas en Europa en lo que va del verano.
Short-tailed Shearwater, Tramore Bay, Co Waterford, 22 June 2020
© Arlo Jacques
Pardela de Tasmania en la Bahía de Tramore, Co Waterford, 22 de junio de 2020
El ave estaba en un estado extremadamente pobre cuando fue encontrada durante el vendaval del lunes y, lamentablemente, ha muerto posteriormente mientras estaba en un centro de rehabilitación. En ese momento, fue recuperado por Arlo Jacques y Adrian Allen y descansó durante la noche. Inicialmente, se esperaba que fuera un Manx, pero a medida que se secó y el verdadero color y el patrón de las partes inferiores se hizo evidente, la identificación se volvió hacia que era una pardela balear.

Antes de ser enviado a la experimentada instalación de rehabilitación, se tomaron algunas medidas clave. El ave estaba en muda y le faltaban tres primarias internas, lo que hace que las mediciones muy precisas de la longitud del ala sean bastante difíciles de evaluar, pero superan y por lo tanto descartan cualquier variante de la pardela blanca y la pardela balear, mientras que se quedan muy cortas para la pardela negra. Críticamente, aunque las medidas del pico están justo en el máximo rango conocido, una evaluación cuidadosa de este carácter proporciona evidencia adecuada de que se trata de hecho de una pardela de Tasmania .

Desafortunadamente, debido a la muy mala condición del ave cuando fue encontrada, los intentos de rehabilitación no tuvieron éxito y, no inesperadamente, no sobrevivió. La resucitación y rehabilitación de tales aves marinas es muy difícil y tiene una tasa de éxito muy baja. El cadáver será entregado al Museo de Historia Natural de Irlanda. Se han tomado muestras de plumas que serán enviadas para análisis de ADN, cuyos resultados serán proporcionados a su debido tiempo.

La pardela de Tasmania se reproduce en Australia y Tasmania y pasa el invierno en el mar en las regiones más frías del Pacífico Norte, entre Alaska y Hawái. Durante mucho tiempo se ha planteado como un posible vagabundo del Paleártico occidental, pero la separación en el mar (de la pardela blanca y la pardela balear) es muy difícil. Ha habido una serie de registros recientes de la costa este de los EE.UU. e investigaciones recientes sugieren que es regular en las latitudes más altas del Atlántico Sur, por lo que parece probable que se puedan encontrar más. Un documento de Bob Flood y Ashley Fisher en British Birds en mayo de 2019 llamó la atención sobre la posibilidad de identificar a la pardela de Tasmania en aguas europeas y ha resultado ser verdaderamente oportuno.

Se debe reconocer el mérito de Arlo y Adrian por su persistencia en condiciones climáticas adversas para rescatar a esta ave, sin la cual no habría historia. Gracias a Killian Mullarney que estuvo alerta a las posibilidades y alentó el escrutinio cuando fue necesario y a Bob Flood por la investigación, la orientación y el asesoramiento sobre la identificación.