Traducido por el equipo de Sott.net en español
Melbourne lockdown

Un hombre es detenido después de rehusarse a moverse durante una protesta en contra de la cuarentena en Melbourne

Caos en Melbourne


El 2 de agosto, se implementaron medidas de bloqueo en Melbourne, Australia, que fueron tan draconianas que el comentarista de noticias australiano Alan Jones dijo en Sky News: "La gente tiene derecho a pensar que hay una 'agenda para destruir la sociedad occidental'."

El meollo de un artículo del 13 de agosto sobre el cierre de Melbourne se resume en el título: "La policía australiana se vuelve NAZI, rompe las ventanas de los autos de civiles sólo porque los pasajeros no dan información sobre adónde van".

Otro artículo con un título llamativo fue escrito por Guy Burchell en Australian National Review el 7 de agosto: "Los policías de Melbourne pueden ahora entrar en las casas sin una orden judicial, después de que 11 personas murieran por COVID - Australia, esto es una locura, no democracia." Burchell escribió que sólo 147 personas habían perdido la vida por el coronavirus en Victoria (el estado australiano del que Melbourne es la capital), una tasa de mortalidad muy baja en comparación con otros países. La intensificación de las medidas de cierre se debió a un aumento de los casos debido a la intensificación de las pruebas y a 11 muertes adicionales, todas ellas en hogares de ancianos (donde las medidas de cierre tendrían en realidad poco efecto). Las nuevas normas incluyen un toque de queda de seis semanas de las 20:00 horas a las 5:00, y se permite a los residentes salir de casa fuera de esas horas de toque de queda sólo para hacer compras de alimentos y artículos de primera necesidad (un solo miembro de la familia), y para el cuidado, el trabajo y el ejercicio (limitado a una hora).

"Pero el punto más notable", escribe Burchell, "debe ser que ahora los oficiales de policía pueden entrar en las casas sin una orden o permiso. Esta es una asombrosa violación de las libertades civiles... Muertes de este tipo no son normalmente causa de acción gubernamental, y mucho menos el arresto domiciliario efectivo de una ciudad entera." Citó al primer ministro de Victoria, Daniel Andrews, quien dijo a los victorianos, "no hay literalmente ninguna razón para que salgan de su casa y si salieran de su casa y no los encontraran allí, les sería muy difícil convencer a la policía de Victoria de que tienen una razón legítima". Burchell comentó:
Bajo este nuevo régimen ni siquiera puedes permanecer en tu casa sin ser molestado por la policía, ellos pueden aparecer en cualquier momento para asegurarse de que no te hayas tomado un par de tragos con Bruce y Sheila de la casa de al lado. Todo por una enfermedad que simplemente no es tan fatal...

El año pasado más de 310.000 australianos fueron hospitalizados con gripe y más de 900 murieron. Según todas las mediciones, eso hace que la gripe sea una amenaza peor que el COVID-19, pero a la policía no se le concedieron poderes similares a los de la Stasi durante la temporada de gripe. Millones de personas no fueron confinadas a sus casas y amenazadas con multas de 5.000 dólares australianos por no tener una buena razón para estar fuera de sus casas.
En una conferencia de prensa del 19 de agosto, el segundo oficial médico más importante de Australia dijo que el gobierno discutiría medidas como la prohibición de ir a restaurantes, viajes internacionales, transporte público y la retención de programas gubernamentales a través de "No Jab No Pay" ("Sin Inyección No Hay Paga") para coaccionar a los que se resisten a la vacuna.

Un artículo del 13 de agosto en LifeSiteNews citó al Padre Glen Tattersall, un párroco católico de Melbourne, quien dijo que las disposiciones draconianas "simplemente no pueden ser justificadas sobre una base científica":
Tenemos un toque de queda desde las 20:00 horas hasta las 5 de la mañana, que se aplica rigurosamente e incluye el uso de helicópteros de la policía y luces de búsqueda. ¿Es el virus un vampiro que sólo sale de noche? O el uso de mascarillas: deben ser usadas en todas partes afuera, incluso en un parque donde no estás cerca de ninguna otra persona. ¿Por qué? ¿El virus salta cientos de metros por el aire? Se trata de inducir miedo masivo, y humillar a la población exigiendo el cumplimiento externo.
¿Por qué el estricto toque de queda? Los toques de queda se han implementado recientemente en los EE.UU. para disuadir la violencia durante las protestas, pero no se informó de ningún tipo de violencia de ese tipo en Melbourne. De lo que se informó, al menos en las redes sociales, fueron aviones que aterrizaron en la noche desde la provincia china de Guandong llevando equipo relacionado con 5G y el sistema biométrico chino de crédito social, que según se informó se estaba instalando en secreto.

Angelo Codevilla, profesor emérito de la Universidad de Boston, concluyó en un artículo del 13 de agosto,
"Estamos viviendo un golpe de Estado basado en la más antigua de las estratagemas: declarar emergencias, suspender la ley y los derechos, y emitir reglas de comportamiento arbitrarias para excusar la toma de 'plenos poderes'".
Cuestionar la narrativa

Melbourne ha llegado a extremos con sus medidas de bloqueo, pero podría presagiar cosas que vendrán a nivel mundial. Los cierres se vendieron originalmente al público como necesarios sólo por un par de semanas para "aplanar la curva", para evitar el hacinamiento en los hospitales por los casos de COVID-19. Ya han pasado más de cinco meses, con el autoproclamado zar de las vacunas Bill Gates declarando que no podremos volver a la "normalidad" hasta que toda la población mundial de 7.000 millones de personas haya sido vacunada. Desde entonces se ha retractado de las cifras, pero los comentaristas de todo el mundo están reiterando que los cierres son la "nueva normalidad", que podría durar años.
bill gates vaccines
Todo esto es un recorte tan radical de nuestras libertades civiles que necesitamos examinar de cerca la evidencia que lo justifican; y cuando lo hacemos, resulta que esa evidencia es débil. Las políticas de aislamiento fueron desencadenadas por las estimaciones del Imperial College London de 510.000 muertes en el Reino Unido y 2,2 millones de muertes en los Estados Unidos, más de 10 veces la tasa de mortalidad real de COVID-19. Un estudio de anticuerpos de la Universidad de Stanford estimó que la tasa de mortalidad en caso de infección era sólo de alrededor de 0,1 a 0,2 por ciento; y en una entrada de blog del 4 de agosto, el propio Bill Gates reconoció que la tasa de mortalidad era sólo del 0,14 por ciento, no mucho más alta que la de la gripe. Pero las medidas restrictivas se han vuelto más onerosas en lugar de menos, ya que las cifras de mortalidad han sido revisadas a la baja.

Un estudio realizado en julio de 2020 en el Reino Unido por las Universidades de Loughborough y Sheffield descubrió que la política del gobierno durante el período de bloqueo ha aumentado la mortalidad en lugar de reducirla, después de tener en cuenta los daños colaterales, incluyendo las muertes por cáncer y otras enfermedades graves que no se están tratando, un dramático aumento de los suicidios y las sobredosis de drogas, y la pobreza y la desnutrición debido al desempleo. A nivel mundial, según la UNICEF, se esperan 1,2 millones de muertes infantiles como resultado directo de los bloqueos. Un analista de datos de Sudáfrica afirma que las consecuencias del cierre del país provocarán 29 veces más muertes que el propio coronavirus.

Los países y estados que hicieron muy poco para restringir sus poblaciones, incluyendo Suecia y Dakota del Sur, se han desempeñado tan bien o mejor en general que los estados de EE.UU. que fueron cerrados. En un artículo del 12 de agosto en The UK Telegraph titulado "El éxito de Suecia muestra el verdadero costo de nuestro arrogante y fracasado establishment", Allister Heath escribe:
Suecia acertó en gran medida, y el establishment británico se equivocó catastróficamente. Anders Tegnell, el rey epidemiólogo de Estocolmo, ha logrado un triple golpe notable: muchas menos muertes per cápita que en Gran Bretaña, un mantenimiento de las libertades y oportunidades básicas, incluyendo la escolarización y, lo más sorprendente, una recesión menos de la mitad de severa que la nuestra.
El no restringir a la población ha permitido que la curva de Suecia se reduzca naturalmente a través de la "inmunidad de rebaño", con muertes diarias de un solo dígito durante el último mes. (Ver gráfico.)
sweden covid deaths chart

Nuevas muertes diarias en Suecia
¿La pandemia que no fue?

También pone en duda la narrativa oficial la falta de fiabilidad de las pruebas en las que se han basado los encierros. En una entrevista con Wired, incluso Bill Gates reconoció que la mayoría de los resultados de las pruebas de EE.UU. son "basura". La tecnología de Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR) utilizada en la prueba del hisopo nasal se considera el "patrón dorado" para la detección de COVID-19; sin embargo, la prueba PCR fue considerada por su propio inventor, el ganador del premio Nobel Kary Mullis, como inapropiada para detectar la infección viral. En un detallado análisis del 27 de junio titulado "Las pruebas de PCR de COVID-19 no tienen sentido científicamente", Torsten Engelbrecht y Konstantin Demeter concluyen:
Sin duda alguna, los eventuales excesos de mortalidad son causados por la terapia y por las medidas de confinamiento, mientras que las estadísticas de mortalidad de "COVID-19" incluyen también a los pacientes que murieron de una variedad de enfermedades, redefinidas como COVID-19 sólo por un resultado "positivo" de la prueba cuyo valor no podría ser más dudoso.
Los autores analizaron un artículo del New York Times de enero de 2007 titulado "La fe en las pruebas rápidas llevó a una epidemia que no fue", en el que se describía una aparente epidemia de tos ferina en un hospital de New Hampshire. La epidemia fue verificada por pruebas preliminares de PCR dadas a casi 1.000 trabajadores de la salud, que fueron posteriormente cesados. Ocho meses después, se descubrió que la "epidemia" era una falsa alarma. Ni un solo caso de tos ferina fue confirmado por la prueba del "patrón dorado": el crecimiento de la bacteria de la tos ferina en el laboratorio. Todos los casos encontrados a través de la prueba PCR fueron falsos positivos.
Tedros Adhanom

Tedros Adhanom
Sin embargo, "prueba, prueba, prueba" fue el mensaje proclamado para todos los países por el Director General de la OMS, Tedros Adhanom, en una reunión informativa para los medios de comunicación el 16 de marzo de 2020, cinco días después de que la OMS declarara oficialmente el COVID-19; y la prueba recomendada como estándar de oro fue la PCR. ¿Por qué, cuando ya se había demostrado que no era fiable, crear falsos positivos que daban la apariencia de una epidemia cuando no la había? ¿O era ese el objetivo; crear la apariencia de una pandemia, una tan vasta que la economía mundial tuviera que ser paralizada hasta que se pudiera encontrar una vacuna? Recordemos la conclusión del Prof. Codevilla: "Estamos viviendo un golpe de Estado basado en la más antigua de las estratagemas: declarar emergencias, suspender la ley y los derechos, y emitir reglas de comportamiento arbitrarias para excusar la toma de 'poderes plenos'."

Las personas desesperadas por volver al trabajo no sólo se someterán a una vacuna en gran parte no probada, sino que aceptarán medidas de vigilancia que se habrían considerado una flagrante violación de sus derechos civiles si esos derechos no hubieran sido anulados por una "emergencia nacional" que justificara la anticipación por parte de los poderes policiales del Estado. Aceptarán obtener "pasaportes de inmunidad" para viajar y participar en actividades de grupo, y se someterán a cuarentenas, toques de queda, rastreo de contacto, calificaciones de crédito social e informar sobre los vecinos. La emergencia debe mantenerse para justificar estas violaciones sin precedentes de sus libertades, en las que la toma de decisiones se quita a los representantes elegidos y se entrega a burócratas y tecnócratas no elegidos.

Una crisis sanitaria nacional también es un requisito previo necesario para el alivio de la responsabilidad por daños personales de los medicamentos y otros productos desplegados en respuesta a la crisis. En virtud de la Ley de preparación para emergencias y preparación del público de 2005, en caso de una emergencia de salud pública declarada, los fabricantes están protegidos de la responsabilidad extracontractual por las lesiones causadas tanto por las vacunas como por las pruebas inválidas o invasivas. La compensación por lesiones personales es un gasto masivo para las compañías farmacéuticas, y los beneficios potenciales de un producto libre de esa desventaja son una mina de oro para las compañías farmacéuticas y los inversores. Las responsabilidades serán asumidas por los contribuyentes y las víctimas.

Todo esto, sin embargo, presupone tanto una emergencia de salud pública existente como la ausencia de un tratamiento eficaz para contrarrestarla. Eso ayuda a explicar la guerra, de otro modo inexplicable, contra la hidroxicloroquina, un fármaco seguro que se ha utilizado y está disponible sin receta durante 65 años y que ha demostrado ser eficaz en múltiples estudios cuando se utiliza tempranamente en combinación con el zinc y un antibiótico. En un cuadro preparado por la Asociación Americana de Médicos y Cirujanos (más abajo) se observa que en los Estados Unidos se producen casi 30 veces más muertes per cápita que en los países que hacen uso temprano y profiláctico de la hidroxicloroquina.
hydroxychloroquine
© American Association of Physicians and Surgeons
Muertes por millón para países que utilizan hidroxicloroquina de distintas maneras para tratar el COVID-19
Los últimos ensayos internacionales de tratamiento con hidroxicloroquina para el coronavirus muestran que los países que utilizaron el medicamento tempranamente tuvieron una tasa de mortalidad 79% menor que los países que prohibieron su uso, que es seguro y se utiliza contra la malaria. Reducir la tasa de mortalidad de los Estados Unidos en un 79% podría haber salvado más de 100.000 vidas. Pero un tratamiento eficaz y barato de COVID-19 significaría el fin de la supuesta pandemia y la bonanza de vacunas que pretende justificar.

La necesidad de mantener la aparición de una pandemia también explica los inflados reportes de casos y muertes. Los hospitales han sido recompensados con un aumento de los honorarios por reclasificar los casos como COVID-19. A medida que las muertes disminuyeron en los EE.UU., los números de casos reportados por los Centros para el Control de Enfermedades también jugaron para hacer parecer que Estados Unidos estaba en una "segunda ola" de una pandemia. El criterio de reporte fue cambiado el 18 de mayo de personas que dieron positivo para el virus solamente a personas que dieron positivo para el virus o sus anticuerpos. Así, los números explosivos incluyen personas que se han recuperado del COVID-19 así como falsos positivos. Los investigadores de Loughborough y Sheffield encontraron que cuando se controlan otros factores que afectan a la mortalidad, las muertes reales debidas al COVID-19 son de un 54% a un 63% más bajas que las implícitas en la medida estándar de exceso de muertes.

Introduciendo "El Gran Reinicio"

Forzar el cumplimiento de los mandatos mundiales sobre las vacunas es un motivo obvio para mantener la aparición de una pandemia en curso, pero ¿cuál sería el motivo para destruir la economía mundial con cierres forzosos? ¿Qué hay detrás de la "agenda para destruir la sociedad occidental" sospechada por el comentarista australiano Alan Jones?

Evidentemente es esto: destruir lo viejo es necesario para introducir lo nuevo. La destrucción económica mundial prepara el camino para el "Gran Reinicio" que ahora promueven el Foro Económico Mundial, la Fundación Bill y Melinda Gates, el Fondo Monetario Internacional y otros grandes actores mundiales.
Christine Lagarde,IWF
© Reuters/Jonathan Ernst
Aunque se considera que surgió tras la pandemia, el "restablecimiento económico mundial" es un concepto que fue lanzado ya en 2014 por Christine Lagarde, entonces jefa del FMI, y se dice que es una recaracterización del "Nuevo Orden Mundial" discutido mucho antes. Se promovió como una solución a la actual crisis económica desencadenada en 2008.

El Foro Económico Mundial -ese grupo de élite de empresarios, políticos y académicos que se reúne en Davos, Suiza, cada mes de enero- anunció en junio que el Gran Reinicio sería el tema de su Cumbre de 2021. Klaus Schwab, fundador del Foro, amonestó:
El mundo debe actuar conjuntamente y con rapidez para renovar todos los aspectos de nuestras sociedades y economías, desde la educación hasta los contratos sociales y las condiciones de trabajo. Todos los países, desde los Estados Unidos hasta China, deben participar, y todas las industrias, desde el petróleo y el gas hasta la tecnología, deben ser transformadas.
A ningún país se le permitirá renunciar porque estaría poniendo en peligro al resto, así como a ninguna persona se le permitirá escapar de la vacuna COVID-19 por la misma razón.

Quién está detrás del Gran Reinicio y lo que realmente implica son cuestiones importantes que necesitan su propio artículo, pero basta con decir aquí que para escapar de la trampa de la agenda globalista, necesitamos un despertar masivo a lo que realmente está pasando y una resistencia colectiva a ello mientras todavía hay tiempo. Hay señales esperanzadoras de que esto está ocurriendo, entre ellas protestas masivas contra los cierres y restricciones económicas, en particular en Europa; una serie de demandas judiciales que cuestionan la constitucionalidad de los encierros y el exceso de poder de la policía; y un aluvión de exposiciones de medios alternativos a pesar de la censura generalizada.

La vida tal como la conocemos cambiará. Debemos asegurarnos de que cambie de manera que sirva al pueblo y a la economía productiva, preservando al mismo tiempo nuestra soberanía nacional y las libertades personales que tanto nos han costado conseguir.
Ellen Brown es abogada, presidenta del Instituto de Banca Pública y autora de trece libros, incluyendo su último, Banking on the People: Democratizing Money in the Digital Age. También es co-anfitriona de un programa de radio en PRN.FM llamado It's Our Money. Sus más de 300 artículos de blog están publicados en EllenBrown.com.