Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Una BOLA DE FUEGO que cayó sobre el norte de Europa fue tan brillante que un testigo ocular en Gran Bretaña la describió como una de las "mejores y más grandes" que jamás habían visto.
Where the meteor was seen
© IMO
Desde dónde fue visto e meteoro
Un meteoro que entró en la atmósfera de la Tierra era tan brillante que podía ser visto en una plétora de países. Los residentes del sur de Inglaterra, los Países Bajos, Francia, Bélgica y Luxemburgo fueron testigos del impresionante fenómeno. Más de 100 personas informaron del avistamiento a la Organización Internacional de Meteorología (OMI) cuando la bola de fuego llovió la tarde del 11 de octubre.

Los testigos describieron haber visto un brillante rayo de luz que retumbaba entre las nubes.

Según la OMI, el meteoro entró en la atmósfera sobre el Golfo de Vizcaya, al oeste de la costa francesa.

Una persona, Teri, dijo a la OMI: "Hemos visto estrellas fugaces antes, pero esto era completamente diferente. Era mucho más grande y brillante, y venía casi directamente hacia abajo".

James añadió: "Algo muy irregular para ver en la costa sur de Inglaterra."

Dean lo describió como "el mejor y más grande que he visto nunca".
Fireball booms over UK as residents describe 'the best I've ever seen'
© GETTY
Bola de fuego cae sobre el Reino Unido mientras los residentes describen "lo mejor que he visto nunca".
En un artículo para Conversation, el profesor Horner escribió: "El sistema solar está lleno de material sobrante de la formación de los planetas. La mayor parte está encerrada en depósitos estables - el cinturón de asteroides, el cinturón Edgeworth-Kuiper y la nube Oort - lejos de la Tierra."

"Esos depósitos filtran continuamente objetos en el espacio interplanetario, inyectando nuevos desechos en las órbitas que cruzan las de los planetas."

"El sistema solar interior está inundado de escombros, desde pequeñas motas de polvo, hasta cometas y asteroides de muchos kilómetros de diámetro."

"La gran mayoría de los escombros que chocan con la Tierra son completamente inofensivos, pero nuestro planeta todavía lleva las cicatrices de las colisiones con cuerpos mucho más grandes."