Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Se decía que todo lo que tocaba se convertía en oro. Pero el destino acabó alcanzando al legendario rey Midas, y una crónica largamente perdida de su antigua caída parece haber aflorado literalmente en Turquía.
mound
© James Osborne
Túmulo arqueológico en Türkmen-Karahöyük.
En 2019, los arqueólogos estaban investigando un antiguo montículo en el centro de Turquía llamado Türkmen-Karahöyük. La región más grande, la llanura de Konya, abunda en metrópolis perdidas, pero aun así, los investigadores no podían estar preparados para lo que estaban a punto de encontrar.

Un agricultor local dijo al grupo que un canal cercano, recientemente dragado, reveló la existencia de una gran piedra extraña, marcada con algún tipo de inscripción desconocida.

"Pudimos ver que aún sobresalía del agua, así que nos metimos de lleno en el canal, hasta la cintura vadeando", dijo el arqueólogo James Osborne, de la Universidad de Chicago, a principios de 2020.

"Enseguida quedó claro que era antiguo, y reconocimos la escritura que tenía: Era luvita, la lengua utilizada en las edades de bronce y hierro en la zona".
inscription stone
© James Osborne
La piedra medio sumergida con inscripciones que datan del siglo VIII a.C.

Con la ayuda de traductores, los investigadores descubrieron que los jeroglíficos de este antiguo bloque de piedra -llamado estela- presumían de una victoria militar. Y no una victoria militar cualquiera, sino la derrota de Frigia, un reino de Anatolia que existió hace aproximadamente 3.000 años.

La casa real de Frigia fue gobernada por varios hombres llamados Midas, pero la datación de la estela, basada en el análisis lingüístico, sugiere que los jeroglíficos del bloque podrían referirse al rey Midas, el del famoso mito del "toque de oro".

Las marcas de la piedra también contenían un jeroglífico especial que simbolizaba que el mensaje de victoria procedía de otro rey, un hombre llamado Hartapu. Los jeroglíficos sugieren que Midas fue capturado por las fuerzas de Hartapu.

"Los dioses de la tormenta entregaron a los reyes [contrarios] a su majestad", puede leerse en la piedra.

Lo significativo de esto es que no se sabe casi nada sobre el rey Hartapu, ni sobre el reino que gobernaba. Sin embargo, la estela sugiere que el gigantesco montículo de Türkmen-Karahöyük podría haber sido la capital de Hartapu, con una extensión de unas 121 hectáreas en su época de esplendor, el corazón de la antigua conquista de Midas y Frigia.

"No teníamos ni idea sobre este reino", dijo Osborne. "En un abrir y cerrar de ojos, teníamos nueva y profunda información sobre el Oriente Medio de la Edad de Hierro".
Inscripted stone pieces
© Oriental Institute
Inscripciones luvitas descubiertas en una piedra de una excavación cercana.
Queda mucho por excavar en este proyecto arqueológico en curso, y los hallazgos realizados hasta ahora deben considerarse preliminares. El equipo internacional está deseando volver a visitar el yacimiento este año, para averiguar todo lo que se pueda sobre este reino aparentemente perdido en la historia.

"Dentro de este túmulo habrá palacios, monumentos y casas", dijo Osborne. "Esta estela fue un hallazgo maravilloso e increíblemente afortunado, pero es sólo el principio".

Puede encontrar más información sobre la investigación aquí y aquí.