Traducido por el equipo de SOTT.net en español

En Gran Bretaña se suele contar que la colonización de la India -por muy horrible que fuera- no supuso ningún beneficio económico importante para la propia Gran Bretaña. En todo caso, la administración de la India supuso un coste para Gran Bretaña. Así que el hecho de que el imperio se mantuviera durante tanto tiempo -se dice- fue un gesto de benevolencia de Gran Bretaña.
Lord Louis Mountbatten, wife
© AP
Lord Louis Mountbatten, el último virrey de la India, y su esposa, Lady Edwina Mountbatten, viajan en el carruaje de Estado hacia la casa del virrey en Nueva Delhi, el 22 de marzo de 1947.
Una nueva investigación del renombrado economista Utsa Patnaik (publicada por Columbia University Press) asesta un golpe demoledor a este relato. Basándose en casi dos siglos de datos detallados sobre impuestos y comercio, Patnaik ha calculado que Gran Bretaña sustrajo un total de casi 45 billones de dólares de la India durante el periodo comprendido entre 1765 y 1938.

Es una suma asombrosa. Para que nos hagamos una idea, 45 billones de dólares son 17 veces más que el producto interior bruto anual del Reino Unido en la actualidad.

¿Cómo se produjo esto?

Se produjo a través del sistema de comercio. Antes del periodo colonial, Gran Bretaña compraba bienes como textiles y arroz a los productores indios y pagaba por ellos de forma normal (principalmente con plata) como lo hacía con cualquier otro país. Pero algo cambió en 1765, poco después de que la Compañía de las Indias Orientales se hiciera con el control del subcontinente y estableciera un monopolio sobre el comercio indio.

Así es como se hizo: La Compañía de las Indias Orientales comenzó a recaudar impuestos en la India, y luego utilizó inteligentemente una parte de esos ingresos (alrededor de un tercio) para financiar la compra de productos indios para uso británico. En otras palabras, en lugar de pagar los productos indios de su propio bolsillo, los comerciantes británicos los adquirían gratis, "comprando" a los campesinos y tejedores con el dinero que les acababan de quitar.

Era una estafa: un robo a gran escala. Sin embargo, la mayoría de los indios no eran conscientes de lo que ocurría porque el agente que cobraba los impuestos no era el mismo que se presentaba a comprar sus mercancías. Si hubiera sido la misma persona, seguramente habrían sospechado.

Una parte de los bienes robados se consumía en Gran Bretaña y el resto se reexportaba a otros lugares. El sistema de reexportación permitía a Gran Bretaña financiar un flujo de importaciones desde Europa, incluyendo materiales estratégicos como el hierro, el alquitrán y la madera, que eran esenciales para la industrialización de Gran Bretaña. De hecho, la Revolución Industrial dependió en gran medida de este robo sistemático a la India.

Además, los británicos podían vender los bienes robados a otros países por mucho más de lo que los habían "comprado" en un principio, embolsándose no sólo el 100% del valor original de los bienes, sino también el sobreprecio.

Después de que el Raj británico tomara el poder en 1858, los colonizadores añadieron un nuevo giro especial al sistema de impuestos y compras. Al romperse el monopolio de la Compañía de las Indias Orientales, se permitió a los productores indios exportar sus productos directamente a otros países. Pero Gran Bretaña se aseguró de que los pagos por esos bienes terminaran, no obstante, en Londres.

¿Cómo funcionaba esto? Básicamente, cualquiera que quisiera comprar productos de la India lo haría utilizando billetes especiales del Consejo, un papel moneda único emitido únicamente por la Corona británica. Y la única manera de conseguir esos billetes era comprarlos en Londres con oro o plata. Así que los comerciantes pagaban a Londres en oro para obtener los billetes y luego los utilizaban para pagar a los productores indios. Cuando los indios cobraban los billetes en la oficina colonial local, se les "pagaba" en rupias con los ingresos fiscales, dinero que se les acababa de cobrar. Así que, una vez más, no se les pagaba en absoluto; se les defraudaba.

Mientras tanto, Londres acabó quedándose con todo el oro y la plata que debería haber ido directamente a los indios a cambio de sus exportaciones.

Este sistema corrupto significaba que, aunque la India tenía un impresionante superávit comercial con el resto del mundo -un superávit que duró tres décadas a principios del siglo XX-, aparecía como un déficit en las cuentas nacionales porque los ingresos reales de las exportaciones de la India eran apropiados en su totalidad por Gran Bretaña.

Algunos señalan este "déficit" ficticio como prueba de que India era un lastre para Gran Bretaña. Pero es exactamente lo contrario. Gran Bretaña interceptó enormes cantidades de ingresos que pertenecían por derecho a los productores indios. India era la gallina de los huevos de oro. Mientras tanto, el "déficit" significaba que la India no tenía otra opción que pedir prestado a Gran Bretaña para financiar sus importaciones. Así, toda la población india se vio obligada a endeudarse de forma totalmente innecesaria con sus señores coloniales, lo que consolidó aún más el control británico.

Gran Bretaña utilizó las ganancias de este sistema fraudulento para alimentar los motores de la violencia imperial, financiando la invasión de China en la década de 1840 y la represión de la rebelión india en 1857. Y esto se sumó a lo que la Corona tomó directamente de los contribuyentes indios para pagar sus guerras. Como señala Patnaik, "el coste de todas las guerras de conquista de Gran Bretaña fuera de las fronteras indias se cargó siempre total o principalmente a los ingresos indios".

Y eso no es todo. Gran Bretaña utilizó este flujo de tributos de la India para financiar la expansión del capitalismo en Europa y en regiones de asentamiento europeo, como Canadá y Australia. Así que no sólo la industrialización de Gran Bretaña, sino también la de gran parte del mundo occidental, fue facilitada por la extracción de las colonias.

Patnaik identifica cuatro periodos económicos distintos en la India colonial, desde 1765 hasta 1938, calcula la extracción de cada uno de ellos y, a continuación, hace un cómputo a un modesto tipo de interés (alrededor del 5 por ciento, que es inferior al del mercado) desde la mitad de cada periodo hasta el presente. Sumando todo, encuentra que la sangría total asciende a 44,6 billones de dólares. Esta cifra es conservadora, dice, y no incluye las deudas que Gran Bretaña impuso a la India durante el Raj.

Se trata de cifras muy elevadas. Pero no se pueden calcular los verdaderos costes de esta sangría. Si la India hubiera podido invertir sus propios ingresos fiscales y de divisas en el desarrollo, como hizo Japón, no se sabe cómo podría haber sido la historia. India podría haberse convertido en una potencia económica. Se podrían haber evitado siglos de pobreza y sufrimiento.

Todo esto es un antídoto aleccionador contra la narrativa de color de rosa promovida por ciertas voces poderosas en Gran Bretaña. El historiador conservador Niall Ferguson ha afirmado que el gobierno británico ayudó a "desarrollar" la India. Cuando era primer ministro, David Cameron afirmó que el dominio británico fue una ayuda neta para la India.

Esta narrativa ha encontrado una considerable tracción en el imaginario popular: según una encuesta de YouGov de 2014, el 50% de los británicos cree que el colonialismo fue beneficioso para las colonias.

Sin embargo, durante los 200 años de historia de la dominación británica en la India, la renta per cápita prácticamente no aumentó. De hecho, durante la última mitad del siglo XIX -el apogeo de la intervención británica- la renta en la India se redujo a la mitad. La esperanza de vida media de los indios se redujo en una quinta parte entre 1870 y 1920. Decenas de millones de personas murieron innecesariamente por la hambruna inducida por las políticas.

Gran Bretaña no ayudó a desarrollar la India. Al contrario, como deja claro el trabajo de Patnaik, la India desarrolló a Gran Bretaña.

¿Qué requiere esto de Gran Bretaña hoy en día? ¿Una disculpa? Por supuesto. ¿Reparaciones? Tal vez - aunque no hay suficiente dinero en toda Gran Bretaña para cubrir las sumas que Patnaik identifica. Mientras tanto, podemos empezar por aclarar la historia. Tenemos que reconocer que Gran Bretaña mantuvo el control de la India no por benevolencia, sino por el afán de saqueo, y que el ascenso industrial de Gran Bretaña no surgió sui generis de la máquina de vapor y las instituciones fuertes, como quieren nuestros libros de texto, sino que dependió del robo violento de otras tierras y otros pueblos.
Sobre el autor:

El Dr. Jason Hickel es académico de la Universidad de Londres y miembro de la Royal Society of Arts. Su libro más reciente es La División: Una breve guía de la desigualdad global y sus soluciones, publicado por Penguin en mayo de 2017.