Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Basándose en un manual recientemente descubierto en un papiro médico de 3.500 años de antigüedad, la egiptóloga de la Universidad de Copenhague Sofie Schiødt ha podido ayudar a reconstruir el proceso de embalsamamiento utilizado para preparar a los antiguos egipcios para la otra vida. Es el manual de momificación más antiguo que se ha descubierto hasta ahora.
embalming
© Ida Christensen, University of Copenhagen
El papiro contiene nuevas evidencias del procedimiento de embalsamamiento del rostro del difunto, en el que se cubre la cara con un trozo de lino rojo y sustancias aromáticas.
En el antiguo Egipto, el embalsamamiento se consideraba un arte sagrado, y el conocimiento del proceso estaba reservado a muy pocos individuos. Los egiptólogos creen que la mayoría de los secretos de este arte se transmitían oralmente de un embalsamador a otro, por lo que las pruebas escritas son escasas; hasta hace poco, sólo se habían identificado dos textos sobre la momificación.

Por ello, los egiptólogos se sorprendieron al encontrar un breve manual sobre el embalsamamiento en un texto médico que se ocupa principalmente de la fitoterapia y de las inflamaciones de la piel. El manual ha sido editado recientemente por Schiødt.

"Muchas de las descripciones de las técnicas de embalsamamiento que encontramos en este papiro han quedado fuera de los dos manuales posteriores, y las descripciones son extremadamente detalladas. El texto se lee como una ayuda a la memoria, por lo que los lectores previstos debían ser especialistas que necesitaban recordar estos detalles, como las recetas de los ungüentos y los usos de varios tipos de vendas. Algunos de los procesos más sencillos, como el secado del cuerpo con natrón, se han omitido en el texto", explica Sofie Schiødt. Y añade:

"Una de las nuevas informaciones más interesantes que nos proporciona el texto se refiere al procedimiento para embalsamar la cara del muerto. Obtenemos una lista de ingredientes para un remedio que consiste en gran parte en sustancias aromáticas de origen vegetal y aglutinantes que se cuecen hasta formar un líquido, con el que los embalsamadores cubren un trozo de lino rojo. El lino rojo se aplica entonces al rostro del difunto para envolverlo en un capullo protector de materia aromática y antibacteriana. Este proceso se repetía a intervalos de cuatro días".

Aunque este procedimiento no se había identificado antes, los egiptólogos han examinado previamente varias momias de la misma época que este manual cuyos rostros estaban cubiertos de tela y resina. Según Sofie Schiødt, esto encajaría bien con el procedimiento de lino rojo descrito en este manuscrito.

El cuatro era el número clave

La importancia del manual del Papiro Louvre-Carlsberg para reconstruir el proceso de embalsamamiento radica en que especifica que el proceso se divide en intervalos de cuatro, y que los embalsamadores trabajan activamente en la momia cada cuatro días.

La procesión ritual de la momia marcaba estos días, celebrando el progreso de la restauración de la integridad corpórea del difunto, lo que suponía 17 procesiones en el transcurso del periodo de embalsamamiento. Entre los intervalos de cuatro días, el cuerpo se cubría con telas y se cubría con paja impregnada de sustancias aromáticas para alejar a los insectos y a los carroñeros, explica Sofie Schiødt.

papyrus
© The Papyrus Carlsberg Collection, University of Copenhagen
Sección del papiro que trata de las hinchazones de la piel.
El papiro Louvre-Carlsberg

El manuscrito, en el que Schiødt ha estado trabajando para su tesis doctoral, es el Papiro Louvre-Carlsberg, llamado así porque una mitad del papiro pertenece al Museo del Louvre de París y la otra mitad forma parte de la Colección de Papiros Carlsberg de la Universidad de Copenhague. Las dos partes del papiro pertenecían originalmente a dos coleccionistas privados, y aún faltan varias secciones del mismo. Basándose en la paleografía -es decir, en las formas de los signos-, el papiro, de seis metros de longitud, está fechado aproximadamente en el año 1450 a.C., lo que significa que es anterior a los otros dos únicos ejemplos de textos de embalsamamiento en más de mil años.

La mayor parte del papiro, que es el segundo papiro médico más largo que se conserva del antiguo Egipto, trata sobre la fitoterapia y las enfermedades de la piel. En concreto, contiene el primer tratado de hierbas conocido, que describe el aspecto, el hábitat, los usos y el significado religioso de una planta divina y su semilla, así como un extenso tratado sobre las hinchazones de la piel, que se consideran enfermedades enviadas por el dios lunar Khonsu.

El proceso de embalsamamiento

El embalsamamiento, que se realizaba en un taller construido a tal efecto cerca de la tumba, tenía lugar durante 70 días que se dividían en dos periodos principales: un periodo de secado de 35 días y un periodo de envoltura de 35 días.

Durante el periodo de secado, el cuerpo era tratado con natrón seco tanto en el interior como en el exterior. El tratamiento con natrón comenzaba el cuarto día de embalsamamiento tras la purificación del cuerpo, la extracción de los órganos y el cerebro, y el colapso de los ojos.

El segundo período de 35 días se dedicaba a envolver al difunto con vendas y sustancias aromáticas. El embalsamamiento del rostro descrito en el Papiro Louvre-Carlsberg pertenecía a este periodo.

El proceso completo de embalsamamiento de 70 días se dividía en intervalos de 4 días, terminando la momia el día 68 y colocándola en el féretro, tras lo cual los últimos días se dedicaban a actividades rituales que permitían al difunto seguir viviendo en el más allá.
Más información: Tesis doctoral de Sofie Schiødt: La ciencia médica en el Antiguo Egipto: Una traducción e interpretación del Papiro Louvre-Carlsberg (PLouvre E 32847 + PCarlsberg 917)