La inteligencia de EEUU no ha encontrado evidencias de que los fenómenos aéreos vistos por los pilotos de su Armada en los últimos años sean naves espaciales extraterrestres, pero tampoco descartan esta versión, de acuerdo con un nuevo informe del Gobierno estadounidense.
UFO Tic Tac
© AFP 2021 / HANDOUT
Dicho informe será presentado ante el Congreso de EEUU el 25 de junio. Determina que la gran mayoría de los más de 120 incidentes en las últimas dos décadas no están relacionados con ninguna rama del Ejército estadounidense ni con ninguna otra tecnología avanzada o secreta del país, comentaron los funcionarios familiarizados con el reporte a The New York Times.

Las fuentes del periódico señalan que la ambigüedad de los avistamientos hace que el Gobierno no descarte la posibilidad de que los objetos voladores no identificados procedan del exterior.

Así, el reporte admite que el origen de gran parte de los objetos observados sigue siendo difícil de explicar, incluida su aceleración y su capacidad para cambiar de dirección y sumergirse. De acuerdo con una de las posibles explicaciones, los fenómenos podrían ser globos meteorológicos u otros aparatos de investigación. No obstante, dicha versión no se ajusta a todos los casos debido a los cambios en la velocidad del viento, destacan los funcionarios.


El informe final también incluirá un anexo clasificado. Si bien no contendrá ninguna evidencia sobre la presencia de naves espaciales extraterrestres, los funcionarios reconocen que probablemente continuará alimentando la especulación de que el Gobierno tenía datos secretos sobre visitas extraterrestres a la Tierra.

Una esfera, una pirámide y un dirigible metálico

Muchos de los más de 120 incidentes que el informe examina lo presenció el personal de la Armada de EEUU. El reporte también examinó los incidentes en los que estuvieron involucrados ejércitos extranjeros durante las últimas dos décadas.

Así, los pilotos de la Armada dieron cuenta de objetos extraños que aparecían casi a diario desde el verano de 2014 hasta marzo de 2015 con forma de peonza moviéndose contra el viento. Los testigos aseguraban que los objetos no tenían motor visible ni columnas de escape infrarrojas, pero que podían alcanzar alturas de más de 9.000 metros y velocidades hipersónicas.

Otras imágenes captadas en la costa este de EEUU en marzo de 2019 muestran tres ovnis ahora conocidos como bellota, esfera y dirigible metálico por su semejanza con estos objetos.


En julio de 2019, en la costa oeste fueron tomadas fotos de otros objetos, entre ellos una pirámide sobre el destructor USS Russell, una esfera que desaparecía en el océano no muy lejos del USS Omaha y otros objetos múltiples no identificados que rodean a este destructor en las imágenes de radar.

El informe deja abierta la cuestión de si estos fenómenos podrían pertenecer a algún adversario extranjero, por ejemplo, a Rusia o a China.

Si algunos de los objetos fueran aviones chinos o rusos, la investigación hipersónica de las dos potencias podría haber superado significativamente el desarrollo militar estadounidense, señalan las fuentes de The New York Times.