Esta bola de fuego cruzó el cielo nocturno en la noche del 2 de junio, sobre las 4:12 (hora local peninsular española). Debido a su alta luminosidad, pudo ser vista desde las zonas sur y centro del país.
Image of the fireball over the sky
© UMA and SMA Fireball and Meteor Detection Network
Imagen de la bola del fuego en el cielo
El evento ha sido analizado por el investigador responsable del proyecto SMART, el astrofísico José María Madiedo del Instituto de Astrofísica de Andalucía IAA-CSIC. Este análisis ha permitido determinar que la roca que originó este fenómeno entró en la atmósfera terrestre a una velocidad de unos 183 mil kilómetros por hora y procedía de un cometa.


Estas rocas que se cruzan con la órbita de la Tierra reciben el nombre de "meteoroides". El brusco rozamiento con la atmósfera a esta enorme velocidad hizo que la roca (el meteoroide) se volviese incandescente, generándose así una bola de fuego que se inició a una altitud de unos 111 km sobre el este de la provinicia de Córdoba. Avanzó en dirección suroeste y se extinguió a una altitud de unos 83 km sobre el suroeste de esa misma provincia, casi sobre la vertical de la localidad de Fernán-Núñez. La bola de fuego recorrió una distancia total en la atmósfera de unos 56 km.

Esta bola de fuego ha sido registrada por los detectores del proyecto SMART desde las estaciones de detección ubicadas en Sevilla, La Sagra (Granada), Calar Alto y La Hita (Toledo). También ha sido grabada por la estación de detección ubicada en Madrid (operada por Jaime Izquierdo, Universidad Complutense de Madrid). SMART es un proyecto que desarrolla la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa (Red SWEMN). Se trata de una red de investigación coordinada desde el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC). La Red SWEMN tiene como objetivo monitorizar continuamente el cielo con el fin de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.