El doctor Gustavo Olaiz fue vacunado contra el covid-19 y a los seis días sufrió un infarto cerebral, generado por un problema de coagulación que tuvo una reacción adversa al biológico; sin embargo, él defiende la inoculación y sostiene que le salvó la vida, porque le mostró un padecimiento que desconocía.
Propaganda y locura,doctor,infarto cerebral,dosis de Pfizer
© Fundación UNAM
Gustavo Olaiz, director general del Centro de Investigación en Políticas, Población y Salud de la UNAM.
De acuerdo con información del diario El País, el director general del Centro de Investigación en Políticas, Población y Salud de la Universidad Nacional Autónoma de México, asegura que la vacuna anticovid le salvó la vida, pues además de enterarse del problema con el factor 4 de coagulación que tenía, de haberse contagiado de coronavirus, afirma que habría muerto.


Comentario: Mentira. La vacuna de Pfizer probablemente haya aumentado la coagulación que ya padecía (si fuese el caso. Aunque también la coagulación podría deberse sólo al producto de Pfizer).


Por ello, Olaiz defiende la inmunización y, a pesar de reconocer algunas fallas en la estrategia, llama a la población a vacunarse. "Yo soy un caso, si quieres, de fracaso de la vacuna y aun así pienso que es mejor vacunarse que no hacerlo", dice.


Comentario: Ha puesto su vida en peligro e igual recomienda a los demás que se inyecten un producto experimental que a todas luces es nocivo. ¿Estamos ante un mal tipo, un iluso programado, un idiota descerebrado o un subvencionado por las corporaciones farmacéuticas para seguir con su experimento? Quizás sea más de una opción a la vez.


El sanitarista fue vacunado con e biológico producido por Pfizer y BioNtech, aunque está consciente que el infarto lo pudo haber causado el compuesto de cualquier laboratorio.

"Pudo ser con cualquiera. Son problemas que tienen que ver más con la persona que con la vacuna. Me tardé 62 años en darme cuenta de que tenía un problema con el factor 4 de coagulación y eso me lo enseñó la vacuna. ¿Por qué sigo diciendo que hay que vacunarse? Porque, como tengo este problema del factor 4, si me hubiera dado covid, seguramente me hubiera matado", afirma.

Ante la manifestación de algunas personasen contra de la vacunación, Olaiz cree que hay un dilema entre salud pública y los derechos humanos, por lo que se debe encontrar un punto intermedio aceptable y que permita asumir cierto tipo de compromiso.