Traducido por el equipo de Sott.net

A pesar de la denuncia presentada por los sindicatos policiales holandeses, Nils Melzer, relator especial de la ONU sobre la tortura, se mantiene en sus críticas de la semana pasada sobre la brutalidad policial durante varias manifestaciones por el coronavirus en Holanda. "Tenía verdadero miedo de que la violencia en los Países Bajos se intensificara, así que reaccioné con rapidez y firmeza", dijo a NOS.
protest amsterdamn riot police
© Politie at Politie
Policías antidisturbios en una manifestación ilegal en el Museumplein de Ámsterdam, el 24 de enero de 2021
La semana pasada, Melzer provocó la ira de la policía holandesa con una serie de tuits. En uno de ellos, comparaba la detención de un hombre durante una protesta contra el coronavirus en La Haya en marzo del año pasado con la muerte de George Floyd, asesinado por brutalidad policial y que desencadenó el movimiento Black Lives Matter en el verano de 2020.

"Tengo suficiente experiencia en el campo de la guerra, las acciones militares y la brutalidad policial para decir que esto es tortura", dijo Melzer. "Los agentes golpean con fuerza y luego dejan que el perro policía muerda al hombre. Eso es innecesario, desproporcionado y la misma falta de respeto por un ser humano que vi en George Floyd. Este hombre sigue vivo, pero podría haber muerto por esta violencia. Con los métodos utilizados, los policías aceptaron ese riesgo".


Según Melzer, no importa que el vídeo que utilizó como ejemplo sea de hace meses. "No resta autenticidad a las imágenes, y se relaciona con otros incidentes de brutalidad policial", dijo el profesor a NOS. A partir de este vídeo puede concluir que no se trató de una excepción, sino de un "error del sistema". "Aquí ocurrió algo criminal, pero otros agentes no intervinieron. Se quedaron mirando".

La semana pasada, Melzer pidió en Twitter que se procesara a los agentes implicados. El mes pasado, la Fiscalía anunció que procesaría a los dos implicados en la detención. Melzer reconoció que no lo había hecho. Pero el procesamiento de estos dos agentes no es suficiente, añadió. "El procesamiento se produjo porque la violencia desproporcionada fue muy visible y sólo después de la conmoción pública. Pero los agentes que se quedaron parados y no intervinieron no están procesados".


Comentario: Esta puede ser una de las razones por las que el establecimiento francés impulsó una ley que criminaliza la filmación de los agentes de policía.


Melzer se mostró muy preocupado por la evolución de las protestas contra el coronavirus en los últimos dos años. El hecho de que las autoridades repriman duramente estas protestas significa que una parte de la población está desatendida, declaró a la emisora. "Ciertamente no soy un escéptico del coronavirus, pero los manifestantes del coronavirus tienen derecho a manifestarse y a la integridad física".


Comentario: Melzer llega sospechosamente tarde a "dar la voz de alarma", porque varios países ya han cometido graves abusos contra los derechos humanos de los manifestantes por bloqueos, e incluso de las personas que intentan hacer su vida cotidiana (Australia es un excelente ejemplo), además de que algunos países ya se han apresurado a aprobar leyes draconianas que convierten la protesta en un acto criminal: El gobierno del Reino Unido introduce poderes "asombrosamente draconianos" contra las protestas en un nuevo proyecto de ley "policial" y lo acelera para que sea aprobado por el parlamento


Puso como ejemplo preocupante al presidente francés, Emmanuel Macron, diciendo que quiere dificultar la vida de las personas no vacunadas. "Se ve algo así en una fase temprana de una guerra civil. Si se descarta a un grupo de población como parias o ciudadanos de menor categoría, también se puede abordar más fácilmente la violencia. Es un hecho peligroso", dijo. "Si empiezas a ver a parte de tu población como un enemigo, acabarán tomando represalias. Se organizarán, posiblemente se armarán, y supondrán una amenaza. Eso me da miedo. Por eso doy la alarma".

Melzer recibió una tormenta de críticas tras tuitear sobre la policía holandesa la semana pasada, pero según él, es necesario llamar la atención a los países occidentales si se pasan de la raya. "Los países occidentales asumen que son los buenos y por eso a menudo hacen poco con mis críticas sobre los derechos humanos".

Hizo un llamamiento a los holandeses para que compartieran ejemplos de brutalidad policial y está recibiendo decenas de respuestas al día. Todas ellas serán investigadas. En marzo, Melzer tiene previsto visitar Holanda y hablar con la policía. "Quiero escuchar su versión, porque estos incidentes también pueden deberse a un cuerpo de policía sobrecargado y saturado de trabajo", afirmó.