Traducido por el equipo de Sott.net

Con tormentas gigantes, vientos poderosos, auroras y condiciones extremas de temperatura y presión, Júpiter tiene mucho en lo que fijar la atención. Ahora, el telescopio espacial James Webb de la NASA ha captado nuevas imágenes del planeta. Las observaciones de Júpiter realizadas por Webb darán a los científicos aún más pistas sobre la vida interior de Júpiter.
jupiter webb
© NASA, ESA, CSA, Jupiter ERS Team; image processing by Judy Schmidt.
Las imágenes de Júpiter de Webb muestran auroras y brumas. La imagen compuesta de Júpiter de Webb NIRCam a partir de tres filtros -F360M (rojo), F212N (amarillo-verde) y F150W2 (cian)- y la alineación debida a la rotación del planeta.
"No esperábamos que fueran tan buenas, para ser sinceros", dijo la astrónoma planetaria Imke de Pater, profesora emérita de la Universidad de California en Berkeley. De Pater dirigió las observaciones de Júpiter con Thierry Fouchet, profesor del Observatorio de París, como parte de una colaboración internacional para el programa de Ciencia de Liberación Temprana de Webb. El propio Webb es una misión internacional dirigida por la NASA con sus socios la ESA (Agencia Espacial Europea) y la CSA (Agencia Espacial Canadiense). "Es realmente notable que podamos ver detalles de Júpiter junto con sus anillos, pequeños satélites e incluso galaxias en una sola imagen", dijo.

Las dos imágenes proceden de la cámara de infrarrojo cercano (NIRCam) del observatorio, que cuenta con tres filtros infrarrojos especializados que muestran detalles del planeta. Dado que la luz infrarroja es invisible para el ojo humano, la luz se ha mapeado en el espectro visible. En general, las longitudes de onda más largas aparecen más rojas y las más cortas se muestran más azules. Los científicos colaboraron con la científica ciudadana Judy Schmidt para traducir los datos del Webb en imágenes.


Comentario: Es notable que una organización tan grande y bien financiada como la NASA haya recurrido a científicos ciudadanos para producir estas imágenes.


En la vista independiente de Júpiter, creada a partir de una composición de varias imágenes de Webb, las auroras se extienden a gran altura sobre los polos norte y sur de Júpiter. Las auroras brillan en un filtro mapeado a colores más rojos, que también resalta la luz reflejada por las nubes inferiores y las brumas superiores. Un filtro diferente, mapeado en amarillos y verdes, muestra las brumas que se arremolinan alrededor de los polos norte y sur. Un tercer filtro, mapeado a azules, muestra la luz que se refleja desde una nube principal más profunda.

La Gran Mancha Roja, una famosa tormenta tan grande que podría tragarse la Tierra, aparece blanca en estas vistas, al igual que otras nubes, porque están reflejando mucha luz solar.

"El brillo aquí indica una gran altitud - por lo que la Gran Mancha Roja tiene brumas de gran altitud, al igual que la región ecuatorial", dijo Heidi Hammel, científico interdisciplinario de Webb para las observaciones del sistema solar y vicepresidente de la ciencia en AURA. "Las numerosas "manchas" y "rayas" blancas brillantes son probablemente cimas de nubes a gran altura de tormentas convectivas condensadas". Por el contrario, las cintas oscuras al norte de la región ecuatorial tienen poca cobertura de nubes.

jupiter webb
© NASA, ESA, CSA, Jupiter ERS Team; image processing by Ricardo Hueso (UPV/EHU) and Judy Schmidt.
Imagen compuesta del Webb NIRCam a partir de dos filtros -F212N (naranja) y F335M (cian)- del sistema de Júpiter, sin etiquetar (arriba) y etiquetada (abajo).
jupiter webb

Imagen compuesta de Webb NIRCam de dos filtros - F212N (naranja) y F335M (cian) - del sistema de Júpiter, sin etiquetar (arriba) y etiquetada (abajo).
En una vista de campo amplio, Webb ve a Júpiter con sus débiles anillos, que son un millón de veces más débiles que el planeta, y dos pequeñas lunas llamadas Amaltea y Adrastea. Las manchas difusas en el fondo inferior son probablemente galaxias haciendo una "bomba" esta vista joviana.

"Esta imagen resume la ciencia de nuestro programa del sistema de Júpiter, que estudia la dinámica y la química del propio Júpiter, sus anillos y su sistema de satélites", dijo Fouchet. Los investigadores ya han comenzado a analizar los datos del Webb para obtener nuevos resultados científicos sobre el mayor planeta de nuestro sistema solar.

Los datos de telescopios como el Webb no llegan a la Tierra empaquetados de forma ordenada. En cambio, contienen información sobre el brillo de la luz en los detectores de Webb. Esta información llega al Space Telescope Science Institute (STScI), el centro de operaciones científicas y de misión del Webb, en forma de datos brutos. El STScI procesa los datos en archivos calibrados para su análisis científico y los entrega al Archivo Mikulski de Telescopios Espaciales para su difusión. A continuación, los científicos traducen esa información en imágenes como éstas en el curso de sus investigaciones (aquí hay un podcast sobre ello). Mientras que un equipo del STScI procesa formalmente las imágenes del Webb para su publicación oficial, los astrónomos no profesionales, conocidos como científicos ciudadanos, a menudo se sumergen en el archivo público de datos para recuperar y procesar las imágenes también.

Judy Schmidt, de Modesto (California), que lleva mucho tiempo procesando imágenes en la comunidad de científicos ciudadanos, procesó estas nuevas vistas de Júpiter. Para la imagen que incluye los pequeños satélites, colaboró con Ricardo Hueso, co-investigador en estas observaciones, que estudia las atmósferas planetarias en la Universidad del País Vasco en España.

La científica Judy Schmidt, de Modesto (California), procesa imágenes astronómicas de naves espaciales de la NASA, como el telescopio espacial Hubble. Un ejemplo de su trabajo es la Mariposa de Minkowski, a la derecha, una nebulosa planetaria en dirección a la constelación de Ofiuco.

Schmidt no tiene formación académica en astronomía. Pero hace 10 años, un concurso de la ESA despertó su insaciable pasión por el procesamiento de imágenes. El concurso "Tesoros ocultos del Hubble" invitaba al público a encontrar nuevas joyas en los datos del Hubble. De entre casi 3.000 propuestas, Schmidt se llevó el tercer puesto por una imagen de una estrella recién nacida.

Desde el concurso de la ESA, ha estado trabajando en los datos del Hubble y de otros telescopios como pasatiempo. "Hay algo que se me quedó grabado y no puedo parar", dice. "Podría pasar horas y horas cada día".

Su amor por las imágenes astronómicas la llevó a procesar imágenes de nebulosas, cúmulos globulares, viveros estelares y objetos cósmicos más espectaculares. Su filosofía es: "Intento que parezca natural, aunque no sea nada parecido a lo que el ojo puede ver". Estas imágenes han llamado la atención de los científicos profesionales, entre ellos Hammel, que ya colaboró con Schmidt en el perfeccionamiento de las imágenes del Hubble del impacto del cometa Shoemaker-Levy 9 en Júpiter.

En realidad, con Júpiter es más difícil trabajar que con otras maravillas cósmicas más lejanas, dice Schmidt, debido a la rapidez con la que gira. Combinar una pila de imágenes en una sola vista puede ser un reto cuando las características distintivas de Júpiter han girado durante el tiempo en que se tomaron las imágenes y ya no están alineadas. A veces tiene que hacer ajustes digitales para apilar las imágenes de manera que tengan sentido.

El Webb proporcionará observaciones sobre todas las fases de la historia cósmica, pero si Schmidt tuviera que elegir una cosa por la que estar emocionada, sería más vistas del Webb de las regiones de formación de estrellas. En particular, le fascinan las estrellas jóvenes que producen potentes chorros en pequeñas manchas de nebulosas llamadas objetos Herbig-Haro. "Tengo muchas ganas de ver estas extrañas y maravillosas estrellas bebé haciendo agujeros en las nebulosas", dijo.