Traducido por el equipo de Sott.net

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (conocido como "Lula") puede haber salido adelante con el 48,4% de los votos en la primera ronda de las elecciones presidenciales de Brasil el domingo, pero el ganador de la noche podría seguir siendo el actual Jair Bolsonaro. Con el 43,2 por ciento de los votos, el líder de extrema derecha superó cómodamente los sondeos previos a las elecciones y ahora está en camino de enfrentarse a su rival de izquierda en una segunda vuelta que pocos observadores vieron venir.
lula bolsonaro
En la recta final de las elecciones, y tras dos meses de tensa campaña en un Brasil profundamente polarizado, los partidarios de Lula se dejaron llevar por el entusiasmo después de que una encuesta tras otra pronosticara que ganaría fácilmente la presidencia. Su confianza creció aún más después de que un sondeo de última hora -publicado en la víspera de la votación- indicara que el expresidente podría ganar la primera ronda de votación de forma absoluta.


Comentario: Mmmm... Nos recuerda a esto:
clinton 90% poll 2016
© Reuters
"Hillary Clinton tiene un 90% de posibilidades de ganar"

Pero cuando las urnas cerraron a las 5 de la tarde, hora local, y la izquierda brasileña se reunió en masa para ver un recuento de votos que confiaban en que se inclinaría claramente a favor de Lula, comenzó una tensa espera.

Durante tres largas horas, la página web del Tribunal Superior Electoral mostró a Bolsonaro en cabeza. No fue hasta las 20:00 horas, y tras el recuento del 70% de las papeletas, cuando Lula empezó a adelantarle.


Comentario: Mmmm... Nos recuerda a esto:
wisconsin election fraud

Alrededor de las 10 de la noche, las papeletas emitieron un claro veredicto: los dos candidatos se enfrentarían en una segunda vuelta el 30 de octubre, y la carrera se pronostica tan reñida como imprevisible.


Comentario: ¿Quién pronostica que será reñida? Las encuestas de los medios corporativistas brasileños para los resultados del Senado y la Cámara de Representantes de Brasil estaban equivocadas hasta en un 40%, así que ¿por qué "pronostican" que estará "reñido" entre Lula y Bolsonaro? Deberían esperar una victoria aplastante de Bolsonaro, basándose en las victorias aplastantes de su partido en el Senado, la Cámara y la Gobernación. Pero no lo hacen. Mmmm, esto también nos recuerda el 'enigma' de cómo el Partido Republicano aumentó su cuota de votos en todas las carreras en las elecciones de 2020, excepto - supuestamente - la presidencial.



A las 11 de la noche, Bolsonaro declaraba que había "vencido las mentiras" de los encuestadores y de los medios de comunicación
, repitiendo la misma retórica incendiaria que había utilizado en la campaña.

Momentos antes, Lula había reconocido que las elecciones llegarían a una segunda vuelta, pero dijo a sus partidarios que las vieran como la "prórroga" de un partido de fútbol, afirmando que "vamos a ganar estas elecciones".

El hecho de que los colegios electorales brasileños estuvieran casi abarrotados de votantes el domingo, con largas colas en el exterior, se sumó a la decepción de la izquierda brasileña, que esperaba que la alta participación favoreciera a Lula y le diera la victoria en la primera vuelta.


Comentario: Al igual que en Estados Unidos, la izquierda brasileña se engaña creyendo que la clase obrera está de su lado.


Durante varios meses, las encuestas brasileñas habían pronosticado que Lula saldría unos 15 puntos porcentuales por delante de Bolsonaro en la primera vuelta. Resultó que esas predicciones estaban muy equivocadas: Con algo más del 43 por ciento de las papeletas, Bolsonaro quedó por detrás de Lula por sólo cinco puntos porcentuales. También superó su resultado en la primera vuelta de las elecciones de 2018, que finalmente acabó ganando.


Comentario: Esa no es toda la historia. Lo anterior es una diferencia del 20% entre los números de las encuestas y la realidad. Glen Greenwald observó una diferencia del 36% en la carrera al Senado por Sao Paulo - de nuevo, a favor del candidato del partido de Bolsonaro. Especialmente en las zonas más pobladas de las metrópolis de Sao Paulo y Río de Janeiro, explica Greenwald, ¡los 'Bolsonaristas' superaron a sus rivales de izquierda a los que los encuestadores habían 'predicho' que vencerían a la derecha!



El Partido Liberal de Bolsonaro también obtuvo grandes ganancias en las elecciones para el Congreso -donde inesperadamente ganó la mayor cantidad de escaños, con 99 en total- y sus candidatos superaron ampliamente las predicciones de las encuestas en la votación para el Senado.


Comentario: De nuevo, ¿"inesperadamente" según quién? No según el pueblo brasileño, obviamente.


En Río de Janeiro, el candidato de Bolsonaro a la gobernación, Claudio Castro, ganó la primera vuelta, y en Sao Paulo, el favorito presidencial Tarcísio de Freitas se impuso y se enfrentará a Fernando Haddad, el candidato del Partido de los Trabajadores de Lula en las elecciones presidenciales de 2018.

Según Gaspard Estrada, director del Observatorio Político de América Latina y el Caribe de la universidad Sciences Po de París, los inesperados resultados pueden atribuirse, en parte, al voto "táctico", es decir, a votar por un candidato importante en lugar de uno con menos posibilidades.

"Al igual que en 2018, Bolsonaro lo hizo mejor de lo que predecían las encuestas. Creo que se benefició del voto táctico en la primera vuelta y probablemente se ha quedado sin esta reserva para la segunda vuelta", dijo Estrada. "Pero ahora tenemos 30 días de campaña por delante, y será dura, con muchos golpes bajos. No podemos descartar que la tendencia se invierta, pero para mí, Lula sigue siendo el favorito".


Comentario: Lula sigue siendo SU favorito porque los "expertos" como él favorecen a quien los globalistas favorecen. LOS BRASILEÑOS favorecen a Bolsonaro porque fue antiencierros, antimandato de vacunas y prolibertad. ¡Es una obviedad! Pero, como es habitual en la "nueva normalidad", están amañando las elecciones delante de nuestros ojos.


Ambas partes deben centrarse ahora en tratar de ganar los votos de los candidatos que ya no se presentan, incluidos los de Simone Tebet, de centro-derecha (4,16%), y Ciro Gomes, de centro-izquierda (3,04%), así como en reforzar el apoyo entre el 20,9% de los votantes que nunca acudieron a las urnas.

La mirada puesta en tres áreas clave

Algunos observadores temían que Bolsonaro, que en el período previo a las elecciones había cuestionado la fiabilidad de las máquinas de votación electrónica del país, denunciara un fraude electoral en caso de perder la primera vuelta por un margen demasiado amplio, y se temía que instara a sus partidarios a salir a las calles a protestar e incluso a provocar bloqueos en todo el país.


Comentario: Así que se adelantaron a ese escenario haciendo ver que Lula "apenas" venció a Bolsonaro en la primera vuelta...


Muchos brasileños se prepararon para una larga espera antes de la segunda vuelta en la que Lula sería finalmente declarado ganador.

Pero, a pesar de haber salido vencedor en la primera vuelta, Lula tiene que trabajar duro para mantener su actual ventaja, especialmente en la región clave de Sudeste.

"Una de las claves en la segunda vuelta será que Lula recupere Sao Paulo, un estado que las encuestas pronosticaban como suyo pero que votó muy claramente por Bolsonaro. También necesita mantener su ventaja en Minas Gerais, e igualar en Río de Janeiro", dijo Estrada, citando tres zonas clave que representan cerca de la mitad del electorado total del país.

"Es en estos estados [...] donde se jugará las elecciones, porque en los demás estados los resultados están en línea con las encuestas", explicó.


Comentario: Si Lula gana la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Sao Paulo y Río, habrá sido amañada.


Chalecos antibalas

Con su sorprendente resultado en la primera vuelta, Bolsonaro ya no es el candidato acorralado que muchos institutos de sondeos habían predicho que sería, y puede que ahora sea menos probable que alegue fraude electoral. En cambio, está muy satisfecho de haber demostrado que sus archienemigos -los encuestadores y los medios de comunicación- están equivocados, y es probable que mantenga su retórica contra ellos en el período previo a la segunda ronda.


Comentario: De nuevo vemos que saben que él sabe que lo están amañando...


Los dos candidatos se embarcaron en su última campaña, de un mes de duración, ya el lunes.

"Será verbalmente violento, espero que no llegue a ser físicamente violento, pero eso no se puede excluir", dijo Estrada. "Hay que recordar que últimamente los candidatos han tenido que utilizar chalecos antibalas mientras hacían campaña, y eso no es normal en una democracia".