Astrónomos creen que es posible que una gran masa de agua se esconda bajo la superficie helada del planeta enano e indican cómo encontrarla cuando una nave se aproxime en 2015.

Imagen
© Ron Miller
Los hipotéticos géiseres y parhelios de Plutón
Investigadores de la Universidad de California en Santa Cruz han realizado una nueva investigación que respalda la posibilidades de que exista un océano bajo la superficie helada de Plutón y han ofrecido algunas pistas para dar con el mismo cuando la nave de la NASA New Horizons llegue al planeta enano en 2015. Las imágenes que proporcione la sonda podrán ayudar a los investigadores a determinar si una gran masa de agua líquida permanece oculta. Los autores del estudio creen que ese océano tiene 135 kilómetros de profundidad y se oculta bajo una capa de hielo del mismo espesor. No creen que pueda albergar vida pero si existe, cabe la posibilidad de que otros mares existan en otros lugares del cinturón de Kuiper con mejores condiciones de habitabilidad.

La superficie exterior de Plutón está compuesta por una fina capa de nitrógeno helado que cubre otra capa de agua también helada. Los científicos planetarios Guillaume Robuchon y Francis Nimmo querían saber si podría existir un océano bajo esa corteza congelada, y qué signos visibles dejaría un océano en la superficie.

A un promedio de cuarenta veces la distancia entre el Sol a la Tierra, Plutón parece un candidato poco probable para albergar un océano, aún bajo tierra. Pero el calor para derretir el hielo puede provenir de su interior. Según los científicos, la principal fuente de energía probablemente se derive de su interior rocoso, donde los isótopos sufren decaimiento radiactivo y se cree puede haber potasio, necesario para mantener el océano.

Tras estudiar la evolución térmica del planeta enano, los investigadores se dieron cuenta de que la mejor manera de identificar un posible océano es... que éste no exista. El motivo es que, como los cuerpos esféricos giran, su momento angular tiende a empujar el material hacia el ecuador, formando un bulto. Si Plutón tuviera un océano, el hielo fluiría, reduciendo esa protuberancia. Por lo tanto, la aparición de un bulto -posiblemente de diez kilómetros de altura y fácilmente identificable- en el planeta enano significaría la ausencia de mar.

Géiseres como en Encélado

Lanzada en 2006, la misión de la NASA New Horizons llegará a Plutón en abril de 2015. Además de determinar los contornos del planeta enano, estudiará la temperatura, la composición atmosférica y el viento solar alrededor de este mundo. Las características y composición de su superficie también proporcionarán pistas sobre lo que hay debajo y observará si existen géiseres como en Encélado.

New Horizons no podrá registrar toda la superficie de Plutón, ya que no entrará en órbita. Simplemente, volará por encima. Pero comenzará a tomar imágenes tres meses antes de su aproximación más cercana. La resolución más alta capturará 62 metros por píxel cuando la nave se encuentre a 12.500 km. y las imágenes más distantes aún serán aproximadamente diez veces más detalladas que las capturadas por el fantástico telescopio espacial Hubble. El telescopio ya ha fotografiado la superficie de Plutón desde la órbita de la Tierra, pero las crestas y los valles son indistinguibles. Plutón es tan pequeño y distante que la tarea de observar su superficie es tan difícil como tratar de ver las marcas en una pelota de fútbol a 40 millas de distancia. New Horizons sí podrán distinguir las crestas y valles, con alturas y profundidades de 80 metros.

Los científicos no creen que Plutón pueda contener vida, pero si existe un océano bajo la superficie del planeta enano, otros objetos del Cinturón de Kuiper podrían también tener sus mares, ya que son del mismo tamaño. Estos mundos podrían contener no solo agua líquida, sino también los ingredientes necesarios para la vida de los que Plutón probablemente carece.