Sarukhán Kermez
© Adrián Hernández / El Universal )
Sarukhán Kermez, coordinador general de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad urgió a la instituciones superiores a debatir sobre crisis alimentaria.
El biólogo José Sarukhán rechazó que los organismos genéticamente modificados sean la solución por la falta de alimento en el mundo.

En 2050 la población mundial llegará a los 10 mil millones de habitantes, la presión del cambio climático, las tierras infértiles y las crisis económicas serán los retos de los gobiernos para garantizar la seguridad alimentaria.

Ante esto algunos investigadores impulsan los organismos genéticamente modificados capaces de crecer en condiciones adversas sin contaminar con fertilizantes químicos, sin embargo otros especialistas dicen que una solución unilateral no es suficiente.

En el simposio de biotecnología agrícola y agroecología José Sarukhán dijo que la crisis alimentaria no se va a resolver con transgénicos porque no se puede sostener, por lo que es necesario abrir el debate de las distintas disciplinas e instituciones, como el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias; el colegio de Posgraduados y la Universidad Autónoma Chapingo.

En la mesa en la que participaron los biotecnólogos Luis Herrera y Francisco Bolívar Zapata, el también coordinador general de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad rechazó que los organismos genéticamente modificados sean la solución para la problemática de seguridad alimentaria.

"Si queremos proteger el patrimonio de diversidad genética que es valiosísimo, tenemos que hacer algo más allá de transgénicos tenemos que proteger el proceso por el que estas variedades existen. La transformación de sistemas ecológicos nativos para convertirlos en agrícolas es algo obligado, pero el problema es que no medimos el resultado de la transacción si realmente estamos ganando o perdiendo", dijo Sarukhán Kermez.

Herrera y Bolívar Zapata son autoridades internacionales en la investigación de transgénicos, los expertos aseguraron que el reto a vencer son las patentes industriales que cierran la utilización de la biotecnología.

Además, Bolívar Zapata dijo que los transgénicos son seguros en tanto utilizan mecanismos de tranmisión de genes horizontales que son comunes en la naturaleza y el reto a vencer, también, es la percepción negativa que se ha generado desde organizaciones como Greenpeace que, a decir del biotecnólogo, carece de argumentos y es inmoral ante sus críticas contra los transgénicos.

Sin embargo, el agroecólogo Hugo Perales dijo que el uso de organismos genéticamente modificados generan más problemas que soluciones, como es el hecho de que cada transgenoma tiene un dueño, generalmente, grandes corporcaciones que pueden meter en problemas legales a campesinos.

A decir de Sarukhán, el debate continúa y la solución está lejos de llegar, ante la falta de un debate de las ciencias para construir una respuesta eficaz.