El último deseo de Aaron Collins, antes de morir, era hacer feliz a un extraño.

Aaron Collins
© Daily Mail
El joven Aaron Collins, de 30 años, quien dejó el particular testamento.
Así como solicitó en su testamento que cualquier deuda que tuviera con sus padres fuera pagada, el joven de 30 años de edad pidió que su familia dejara una "impresionante propina" para un camarero o camarera.

"En tercer lugar, dejar una propina impresionante (y no me refiero a un 25%, me refiero a $ 500 en AF ****** Pizza) para un camarero o camarera", le escribió a su familia.

Después de que Aarón murió el 7 de julio, su hermano Seth Collins lanzó un sitio web y comenzó a recoger el dinero en un intento de llevar a cabo el último deseo de su hermano.

Ya el 11 de julio se había recaudado lo suficiente y, en un emotivo video, se capturó el momento de felicidad de una sonriente camarera que trabaja en una pizzería ubicada en Lexington, Kentucky, Estados Unidos.

Cuando la camarera le entregó la factura a Collins en sus manos, él le entregó 500 dólares en efectivo.

"Mi hermano falleció la semana pasada y su último deseo... Él no tenía el dinero para cuidar de sí mismo, así que tomamos las donaciones", explicó Seth a ella: "Él pidió ir a comprar una pizza y dejar al camarero o camarera una propina de $ 500″.

La mujer no puodía creer lo que estaba pasando y le preguntó con incredulidad: "¿Hablas en serio? ¿Estás bromeando?"

"No, eso es lo que él hubiera querido", sentenció Seth.