Imagen
© archivo
Se mantiene la alerta naranja por volcán Tungurahua.
Las autoridades decidieron mantener por quinto día consecutivo ala alerta naranja en los poblados cercanos al volcán Tungurahua. Mientras, el volcán Reventador incrementó su actividad eruptiva en los últimos días.

Las autoridades de Ecuador informaron que se mantiene la alerta naranja, previa a la roja de máxima peligrosidad, en los poblados del centro del país que podrían verse afectados por la reactivación del volcán Tungurahua.

El Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional señaló que la decisión se tomó pese a que este miércoles se observó una "relativa calma" en el coloso, tras la explosión de gran intensidad del domingo, que formó un inmenso hongo de gases sobre su cráter.

"La situación del volcán es de relativa calma y estamos con expectativa de ver qué es lo que pasa en las próximas horas o en los próximos días", dijo el técnico Mario Ruiz.

Mientras, el volcán Reventador incrementó su actividad eruptiva en los últimos días, caracterizada por el flujo de lava y la emisión de columnas de gas y ceniza.

En los últimos días este volcán, ubicado en el ramal oriental de la cordillera de los Andes, mostró "un incremento notable en su actividad sísmica, acompañada por la emisión de un flujo de lava que desciende por el flanco sur occidental del cono", un fenómeno observado desde el 13 de julio.

El Instituto agregó que aunque se han producido emisiones de gas y una actividad sísmica de nivel alto asociada con la erupción, esta nueva fase eruptiva no amenaza a las pequeñas poblaciones de la zona ni a las carreteras e infraestructura petrolífera que pasa por la región.

El Reventador, de tres mil 485 metros de altura y ubicado a 100 kilómetros al este de Quito, hizo su última gran erupción el 3 de noviembre de 2002, cuando dejó caer una copiosa lluvia de ceniza que cubrió calles y edificios de la capital del país. El último evento eruptivo de importancia, aunque mucho menor que el de 2002, fue en marzo de 2007.

El mayor pico eruptivo del volcán Tungurahua, fue durante el año 2006, cuando dejó seis muertos en una aldea de la provincia de Chimborazo, tras ser arrasada por el descenso de material incandescente.

Durante el año 2010, las autoridades ecuatorianas declararon la alerta roja en las provincias cercanas al cráter, lo que motivó la evacuación temporal de pobladores y turistas. El pasado mes de marzo, el Instituto Geofísico informó que el volcán emitió fuentes de lava y emanó nubes de vapor y cenizas.