Con una cena familiar que tradicionalmente incluye gambas y cordero y después tomando doce uvas, una por cada una de las campanadas que marca el reloj de la madrileña Puerta del Sol -una tradición que se remonta a 1909, cuando los productores de uvas de Alicante pensaron en esta solución para dar salida a un excedente en la producción de ese año- comienzan las celebraciones de la Nochevieja en España. Pero cada país tiene también sus propias tradiciones para la última noche el año: en Italia lo llaman Capodanno (la cabeza del año), en Holanda y Bélgica recibe el nombre de Oud en Nieuw (viejo y nuevo), en inglés se dice New Year's Eve (víspera de Año Nuevo), en Alemania Sylvesterabend (víspera de Silvestre) y en Francia lo llaman la Saint-Sylvestre (San Silvestre). Aquí tienes un recorrido por algunos países y sus respectivas celebraciones elaborado por el grupo InterContinental Hoteles (IHG).

Italia

La víspera del Año Nuevo es celebrada en Italia con una gran comida familiar, que suele incluir cerdo, lentejas, zampone y cotechino (una típica salchicha italiana). Las tradiciones para la última noche del año incluyen llevar ropa interior roja para tener buena suerte y arrojar objetos viejos por la ventana a medianoche para dar la bienvenida al nuevo año y a los nuevos comienzos. Bolonia celebra la Nochevieja con la Fiera del Bue Grasso (feria del buey gordo), donde un buey es adornado con flores y lazos de los cuernos a la cola, y la fiesta termina justo antes de la medianoche con un sorteo, en el que el ganador se queda el animal.

Celebración en Berlín
© Desconocido
Celebración en Berlín.
Holanda

En Holanda, la última noche del año recibe el nombre de Oud en Nieuw (nuevo y viejo) y se celebra con la familia y los amigos, a veces seguido por una fiesta pasada la medianoche. Los aperitivos tradicionales son los oliebollen (albóndigas) y appelflappen (rodajas de manzana fritas). La gente suele ver en televisión la oudejaarsconference, la actuación de uno de los cómicos holandeses más importantes, muy parecido a un monólogo de comedia, pero ligeramente más serio, ya que suele incluir un repaso, aunque en clave irónica, a los hechos políticos del año. A medianoche, el Año Nuevo es recibido con fuegos artificiales y champán. El 1 de enero, miles de personas se reúnen en las playas holandesas y se zambullen en el agua helada, para después entrar en calor con chocolate caliente acompañado de ron y snert (sopa de guisantes).

Alemania

La víspera de Año Nuevo se llama en Alemania Silvesterabend porque el 31 de diciembre es el aniversario del Papa San Silvestre. Desde que el Muro de Berlín cayó en 1989, Berlín acoge una de las mayores fiestas de Fin de Año de toda Europa, a la que acuden alrededor de un millón de personas. El momento clave de la fiesta está en la Puerta de Brandemburgo, donde la gente se reúne para ver los fuegos artificiales a medianoche. Una tradición típicamente alemana para la Silvesterabend es Bleigießen, que consiste en predecir la fortuna para el nuevo año mirando las formas que toma el acero derretido al echarlo en agua fría.

Francia

En Francia, la Nochevieja se celebra con un banquete llamado el Réveillon de la Saint-Sylvestre. La celebración puede ser una cena íntima y simple con los amigos y la familia, o puede ser un elegante baile (une soirée dansante). París acoge uno de los desfiles de víspera de Año Nuevo más famosos de Francia, un festival de dos días que recorre las calles de la ciudad y cuyos cantantes, bailarines y artistas atraen cada año a miles de turistas. Este año, Estrasburgo invita a sus visitantes a descubrir las maravillas culinarias de Alsacia del 27 al 31 de diciembre.

Reino Unido

Muchas ciudades de Reino Unido organizan castillos de fuegos artificiales y fiestas callejeras, las principales en Londres y Edimburgo. En Inglaterra, tradicionalmente, se recibe el año nuevo con las campanadas del Big Ben. Desde 2005, The London Eye patrocina uno de los mayores castillos de fuegos artificiales del mundo, que son lanzados desde la misma rueda. En Escocia, la Nochevieja recibe el nombre de Hogmanay. La costumbre nacional más extendida es la práctica de first-footing, que consiste en que amigos y familia visitan la casa de los demás con un regalo simbólico como un terrón de carbón, bizcocho o whisky, con la intención de llevar la suerte a la casa del anfitrión. Edimburgo, la capital escocesa, acoge un festival de cuatro o cinco días entre el 28 de diciembre y el 2 de enero. A medianoche se disparan los cañones del castillo de Edimburgo, y son seguidos por los fuegos artificiales.

Bélgica

En Bélgica, la Nochevieja se celebra con fuegos artificiales a media noche. Dos lugares perfectos para ver los fuegos son los muelles en Antwerp y el Kunstberg para una vista impresionante del horizonte de Bruselas. El Año Nuevo será recibido con un concierto del nuevo director de la Ópera Flamenca, Dmitri Jurowski. El concierto tiene una parte vienesa, en la que se interpretan las arias más famosas de Strauss, Lehar y Kalman, y una parte rusa, en la que Jurowski dirige el tradicional y romántico Tchaikovsky y también el trabajo de compositores rusos modernos. Una tradición típica belga es que los niños escriban cartas rimadas a sus padrinos para desearles lo mejor en el nuevo año. Otra costumbre, llevada a cabo en Ostend, consiste en bañarse el 1 de enero en las heladas aguas del Mar del Norte vestido con divertidos disfraces.

Austria

En Austria, la última noche del año, la Víspera de San Sylvestre, se suele celebrar con la familia y los amigos. El tradicional ponche hecho con canela, azúcar y vino se prepara en honor del santo. A medianoche todas las emisoras de radio y televisión emiten el sonido de Pummerin (la campana de la Catedral de San Esteban en Viena), seguido por el vals El Danubio Azul de Johan Strauss hijo, que mucha gente baila por las calles. Grandes masas de gente se reúnen en las calles de Viena, donde hay actuaciones de bandas y orquestas.