Masivas erupciones volcánicas de las Trampas de Siberia hace 250 millones de años atrás corresponderías a esta fecha.
Imagen
© JOSÉ-LUIS OLIVARES / MIT
Representación artística del paisaje durante la extinción de finales del Pérmico.
La extinción masiva a finales del período Pérmico, hace 252 millones de años duró apenas 60 mil años, mucho menos de lo que se había pensado, dijo un equipo de MIT.

En estos años fue capaz de destruir un 96 por ciento de las especies marinas y el 70 por ciento de la vida en la Tierra.

"La nueva escala de tiempo se basa en técnicas de datación más precisas, e indica que lo más grave de la extinción en la historia pudo haber ocurrido más de 10 veces más rápido que en el pasado los científicos habían pensado", informó el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), el 16 de febrero.

"Tenemos la extinción apuntada en un tiempo duración precisos", dijo Sam Bowring, profesor de geología de Ciencias Terrestres y Planetarias del MIT.

La pregunta que quiso entonces responder el equipo de MIT fue: "¿Cómo matas a un 96 por ciento de todo lo que vivió en los océanos en las decenas de miles de años? Podría ser que una extinción excepcional requiere una explicación".

Bowring y sus colegas notaron que 10 mil años antes de la extinción se registró un ligero incremento de carbono en los océanos, que podría significar una masiva carga de dióxido de carbono en la atmósfera que a su vez pudo haber acidificado el mar. Entonces las temperaturas se alzaron más de 10 grados y mataron las especies marinas.

El geólogoSeth Burgess y Bowring indicaron que ocurrieron masivas erupciones volcánicas ocurridas en las "Trampas de Siberia" (mapa), que se estiman en el fin del Pérmico expulsaron materiales cubriendo más de cinco millones de kilómetros cúbicos.

Primero los investigadores viajaron a China en el año 2006 a estudiar las rocas que corresponden a ese periodo de extinción. Estas tenían las marcas de capas de cenizas volcánicas y fósiles. Al analizar las muestras en el laboratorio, en el año 2011 se informó que el período era aproximadamente de 200 años.

Ahora, con técnicas más precisas se identificó el tiempo más exacto.
"Los investigadores pulverizaron rocas y separaron los diminutos cristales de circón que contienen una mezcla de uranio y plomo. Aislaron el uranio de los conductores, y los ratios de medición de ambos isótopos para determinar la edad de cada muestra de roca", informó MIT.
Ellos "determinaron un "modelo de la era" mucho más preciso para la extinción de finales del Pérmico, la que ahora parece haber durado unos 60.000 años - con una incertidumbre de 48.000 años - y fue precedido inmediatamente por un fuerte aumento de dióxido de carbono en los océanos", agregó MIT.
"Debió ser lo suficientemente rápido como para desestabilizar la biosfera antes de que la mayoría de los de la vida vegetal y animal tuviesen un tiempo de adaptación en un esfuerzo por sobrevivir", dijeron los investigadores.
Para confirmar si las erupciones de los volcanes siberianos causaron este colapso terrestre, los científicos tomarán muestras y les aplicarán el mismo método preciso de datación.

Andrew Knoll, profesor de ciencias terrestres y planetarias en la Universidad de Harvard comentó en el reporte de MIT, que el haber afinado el período que duró la extinción permitirá probar si realmente fueron causadas por las masivas erupciones de las Trampas de Siberia.

En 1999 en su libro Historia de la Vida, Richard Cowen escribió en un reporte de las grandes erupciones volcánicas de la Tierra que "una erupción masiva tuvo lugar exactamente en el límite Pérmico-Triásico en lo que hoy es Siberia occidental, hasta formar las "Trampas de Siberia", basaltos inundados que cubren 2,5 millones de kilómetros cuadrados de superficie y tienen quizás unos 3.000.000 kilómetros cúbicos de volumen".
"Las erupciones coincidieron exactamente con el límite Pérmico-Triásico hace 250 millones de años, y duraron a plena intensidad sólo alrededor de un millón de años: las más grandes conocidas, las erupciones más intensas de la historia de la Tierra, y se formaron en lo que fue, obviamente, un gran acontecimiento en la historia de la Tierra", escribió Cowen, añadiendo que los datos estaban sujetos a nuevas confirmaciones.