En torno de las 7 pm el cielo se oscureció. Diez minutos después, los fuertes vientos vinieron acompañados de aguaceros torrenciales. Las ráfagas de viento vinieron acompañadas de algunas ramas que el viento, con ráfagas de hasta 70 millas, arrancaron.
Chinago tormenta
© OCTAVIO LÓÈZ/HOY
Las nubes oscurecieron a Chicago y sus suburbios en torno a las 7 pm

El Servicio Nacional de Meteorología (NWS) advirtió de posibles inundaciones en varios puntos del Condado de Cook. El diario Chicago Tribune reportó que no obstante la tormenta inicial, lo peor del fenómeno está aún por llegar.

Eso significa, según NWS, que permanecen vigentes las alertas por vientos severos y posibles inundaciones en ciertas áreas en los condados de Cook, Kankakee y Will, advertencia que permanece vigente hasta las 8 pm. La alerta incluye al Condado de Lake, en Indiana.

Hasta las 7:30 pm se reportaba la presencia de granizo ligero en áreas como Berwyn, Cicero, Lyons y Stickney.

En torno de las 7:45 pm la fuerza de las tormentas disminuyó considerablemente, pero la advertencia por vientos severos, incluso con "fuerza huracanada", seguía vigente. El diario Chicago Sun-Times indica que las ráfagas de viento alcanzarían hasta las 80 mph.

A Chicago, la tormenta llegó un poco después de la hora que se esperaba y el cielo se oscureció a eso de las 7:20 pm, y minutos después comenzó lo que podría convertirse en horas de intenso tráfico y clima inestable.

El sistema de tormentas, que pasó primero por Nebraska, Iowa y Wisconsin, prometía fuertes vientos y granizo de hasta 2 pulgadas de diámetro, reporta el Tribune.

A pesar de las diversas advertencias, las tormentas no resultaron ser tan severas en el noreste de Illinois como se anticipaba, informó NWS.

"La tormenta no fue tan fuerte en el norte de Illinois como se anticipó", indicó Stephen Rodríguez, meteorólogo de NWS, pero dijo que "aún monitoreamos una línea de tormentas que se dirige hacia el noroeste de Indiana, al igual que una segunda línea de tormentas".