Un tren descarriló este miércoles entre las localidades suizas de Coire y Saint Moritz (cantón de Grisones) debido a un deslizamiento de tierra, pero por el momento se desconoce si hay heridos por las dificultades para acceder al lugar. Los medios locales apuntan a las lluvias y al mal tiempo como posible causa del accidente. En total viajaban unas 200 personas. La policía ha confirmado que hay once heridos, cinco de ellos de gravedad.
tren Suiza
© EFE
Labores de rescate en los alrededores del lugar del accidente
En doce horas cayeron en la región del accidente entre 50 y 60 litros por metro cuadrado de lluvia. Se trata de «una cantidad extraordinaria». Este importe corresponde a la mitad de la precipitación normal en agosto y la tierra, debido a un exceso de agua, no podría seguir absorbiéndola.

«El viaje iba bien y sin ningún problema, cuando de pronto hubo un fuerte tirón y pensamos inmediatamente que algo debía estar pasando», comenta un pasajero a la radio «Grisha» . «Entonces nos informaron de que se produjo un deslizamiento de tierra», añade.
tren Suiza
© Twitter/ Tele Südostschweiz
En ferrocarril ha descarrilado por un barranco en una zona montañosa del sureste de Suiza, según ha comunicado la policía suiza. Varios pasajeros resultaron heridos. Las mismas fuentes apuntan a que fueron al menos dos los vagones que se salieron de las vías, cerca de Tieefncastel, un pequeño pueblo al noroeste de la estación de esquí de St. Moritz. Los mismos pasajeros han sido los que han enviado fotografías a los medios de comunicación suizos.

La configuración geográfica del lugar hace que sea de difícil acceso, según fuentes de la policía local. En las tareas de rescaten participan cuatro helicópteros, debido a la dificultad de acceder a la zona. Por el momento, el tránsito por esa línea ferroviaria ha quedado interrumpido.