Después de casi 14 meses sin noticias de la presencia de un supuesto yeti en Siberia, recientemente han vuelto a aparecer lo que podrían ser sus huellas cerca del pueblo de Eryomino, en el óblast de Novosibirsk, informa The Siberian Times.

Las misteriosas huellas de una criatura inusualmente grande y pesada fueron descubiertas por Alexéi Kovalenko, cazador y pescador de la zona.
© Flickr/ Gordon Wrigley
"Yo estaba pescando y se me acabó el cebo. Fui a pasear un poco a lo largo del río para cavar y buscar algunos gusanos más y vi unas huellas. Al principio pensé que se trataba de un ser humano, pero las miré más de cerca y me di cuenta de que no se parecían a las de un humano. Ni tampoco a las de un oso", relató Kovalenko.
​Sin embargo, este no es el único testimonio de alguien de la zona que afirma haberse topado con el esquivo ser. El responsable del Consejo del pueblo siberiano más cercano al 'hallazgo', Alexandr Shadrin, también afirmó haberse encontrado cara a cara con el mismísimo yeti el pasado 17 de septiembre, mientras la criatura se dedicaba a aterrorizar unas vacas por la noche, según informa el medio.

"Iba en moto por mi distrito después del trabajo, ya eran las 22:00 horas. De repente vi a las vacas corriendo hacia mí cuando deberían estar durmiendo". Fue entonces cuando vio al supuesto yeti.


"Me asusté mucho", confesó. Shadrin relató que la criatura estaba "cubierta de pelo" y que este era "plateado". "Nunca habría creído en esto si no lo hubiera visto con mis propios ojos", afirmó Shadrin.

La mayoría de supuestas apariciones del yeti o de huellas o cabello de la criatura tuvieron lugar en el vecino óblast de Kemerovo. Las últimas huellas fueron descubiertas en ese lugar en septiembre de 2015.