Un hombre en China cazó una serpiente para comer en las celebraciones del Año Nuevo tradicionalmente celebrado en su país. Cuando le estaba quitando la piel al animal sin vida, recibió una mordida accidental del animal.

El hombre, de 60 años, iba caminando con su familia en un paseo en Hangzou, en la provincia de Zheijang cuando se encontró con una víbora de la especie Ptyas mucosa, usualmente destinada a usos gastronómicos en el sur de China, informó el South China Morning Post.
© Wikipedia/ Dr. Raju Kasambe

El periódico de Hong Kong reporta que el sexagenario pensó que podría "hacer una buena sopa" con el animal de más de 70 centímetros, por lo que lo mató a golpes de palo y piedra y luego lo puso en una bolsa de plástico.

Mientras limpiaba a la serpiente, el desafortunado cazador sintió una molestia: cuando miró, el animal —ya sin vida— le había clavado los colmillos en su mano. Enseguida, su extremidad se hinchó y comenzó a sentir malestar

​Según reporta el South China Morning Post, los reptiles conservan algunos reflejos durante un tiempo luego de morir, lo que explica que la serpiente haya presionado sus mandíbulas. Esta especie de víbora no es venenosa, pero sus mordidas pueden ocasionar molestias.