En esta serie de artículos hablaré un poco más acerca de qué es un TCA y las diferentes herramientas que existen para sanar lejos de los psicofármacos.

Vivir con un trastorno alimenticio puede ser algo difícil de aceptar, y en ocasiones hasta puede que nos de miedo darnos cuenta de la realidad y de que verdaderamente necesitamos ayuda. Las personas que sufren alguno de estos desórdenes en ocasiones suelen tener miedo o pena de aceptarlo, pero lo que no se dan cuenta, es que su vida ciertamente está en riesgo al dañar de esta forma a su cuerpo. ¿Realmente vale la pena agredirnos así?

Por supuesto que este no es un tema fácil, y se debe considerar que cada una de sus variantes tiene características diferentes y ninguna persona puede ser tratada simplemente por ser alguien que padece bulimia o anorexia, se tienen que ver todos los aspectos de la persona para poder tener un tratamiento adecuado. Tan solo en EEUU al menos 30 millones de personas sufren de algún tipo de desorden alimenticio. Este comportamiento es una adicción y las consecuencias—si no son tratadas a tiempo—pueden ser realmente graves. Como cualquier adicción, es un tema que se debe de tomar en serio y es preciso poner atención a las señalas si cree que usted o alguien cercano sufre de un TCA.

En nuestra sociedad estamos sumergidos con mensajes que nos bombardean constantemente con personalidades irreales que han puesto una gran presión en nuestros niños, adolescentes y hasta personas adultas para obtener esa "imagen perfecta." ¿Pero qué hay de lo que realmente importa de una persona?

El gran interés de la sociedad en centrarse en la apariencia física de las personas no es coincidencia, miles de empresas se benefician de este tipo de anuncios, ya que sus productos son posicionados de tal forma en los medios de comunicación que generan un gran impacto en el consumidor y hacen que la demanda de los mismos aumente.

Esto también beneficia a la 'Big Pharma', ya que en muchas ocasiones se dice que un TCA no puede ser curado sin medicación. Esto, por supuesto, es una idea errónea. Se ha comprobado incontables veces que los psicofármacos pueden ser mucho más dañinos de lo que nos suelen decir sus promotores.

Las razones por las que alguien puede sufrir de este tipo de desórdenes realmente es multifactorial, no podemos decir que simplemente han sido los medios de comunicación, o las predispocisiones biológicas, como otras personas han dicho; por ello, es importante realmente mirar hacia la persona tal cual es, única e irrepetible, y no simplemente encasillarla como alguien que sufre un TCA. Las razones por las que cada persona puede llegar a tener este tipo de comportamiento, son totalmente personales y únicas.

¿Qué es un TCA?

Para hablar de cualquier tema que tenga que ver con un comportamiento dañino para nuestra salud, es necesario entender primero de qué se trata y las repercusiones que tiene en nuestra mente y cuerpo.

De acuerdo con Eating Disorder Hope:: un TCA está relacionado con hábitos irregulares de comer, estrés severo y preocupación acerca del peso o tipo de cuerpo. Los trastornos alimenticios pueden incluir una ingesta de alimentos inadecuada o excesiva que a la larga pueden perjudicar el bienestar del individuo. Las formas más comunes de los TCA incluyen; anorexia nervosa, bulimia nervosa y comer compulsivamente, esto no es algo que solamente afecte a las mujeres, los hombres también llegan a padecer estas enfermedades.

Es común que este tipo de comportamientos surjan en la adolescencia o en la adultez temprana. En muchas ocasiones van de la mano con desórdenes de ansiedad, abuso de sustancias o depresión.

Anorexia nervosa:

Las personas que sufren de anorexia suelen tener en muchas ocasiones una imagen distorsionada de su cuerpo, viéndose con mucho más peso del que realmente tienen. Tienen un temor real a la comida, por ello limitan su ingesta de alimentos a lo más mínimo posible. De acuerdo con Eating Disorder Hope, existen dos tipos: anorexia nervosa por atracón, seguido de purgas y anorexia nervosa restrictiva. El primer tipo se refiere a adoptar conductas compensatorias como laxantes, vómito, ejercicio excesivo o cualquier otro método para deshacerse de esas calorías, el segundo se refiere a limitar la cantidad de comida.

Entre las principales consecuencias se encuentran:
  • Hipotensión
  • Osteoporosis
  • Estreñimiento
  • Problemas cardiovasculares
  • Diabetes
  • Anemia
  • Falta del periódo menstrual
  • Fobia social
  • Ansiedad generalizada
  • TOC (Trastono Obsesivo Compulsivo)
  • Falta de control de los impulsos
Bulimia Nervosa:

La palabra viene del latín bulimia , proveniente a su vez de dos palabras griegas; bous (βούς) buey, yl imos (λῑμος ) hambre. Esto quiere decir que las personas que padecen este tipo de TCA tienen impulsos casi incontrolables en la ingesta de comida seguidos por purgas que pueden ser por medio de laxantes o la provocación del vómito.

De acuerdo con la Clínica Mayo:
La bulimia es un desorden alimentario serio y puede potencialmente dañar la vida de las personas. Los individuos que sufren de bulimia pueden esconderse para comer compulsivamente grandes cantidades de alimentos, para después purgarse, tratando de deshacerse de las calorías extras de una forma que no es sana. Por ejemplo, una persona con bulimia se puede forzar a vomitar o hará ejercicio de forma excesiva. Algunas veces, las personas se pueden purgar después de ingerir una cantidad pequeña o normal de alimentos.
Se dice también que casi la mitad de las personas que sufren de este trastorno tienen desordenes emocionales y más de la mitad sufre de ansiedad. Una razón por la que se dan estos cuadros ansiosos es que los niveles de potasio caen de una forma realmente grave por la deshidratación que sufre el cuerpo durante las purgas.

La organización National Eating Disorders señala como posibles consecuencias de bulimia las siguientes;
Los ciclos recurrentes de atracones y purgaciones de la bulimia pueden afectar todo el sistema digestivo y llevar a un desbalance químico y electrolítico en el cuerpo que puede afectar las funciones del corazón y otros órganos principales. Algunas de las consecuencias médicas de la bulimia incluyen:
  • Desbalance electrolítico que puede llevar a latidos cardíacos irregulares y posible falla cardíaca y muerte
  • El desbalance electrolítico es causado por deshidratación y pérdida de potasio, sodio y cloro por parte del cuerpo por resultado de las purgaciones.
  • Ruptura gástrica potencial durante los períodos de atracón.
  • Inflamación y posible ruptura del esófago debido al vómito frecuente.
  • Caries dentales y destrucción de los dientes debido al contacto con los ácidos estomacales durante el vómito frecuente.
  • Movimientos intestinales irregulares y constipación crónica como resultado del abuso de laxantes.
  • Úlceras pépticas y pancreatitis.
Trastorno por atracón (BED):

En ocasiones podemos tener ingestas de comida mayores a las que usualmente comemos; en fiestas, ocasiones especiales, etc., Pero las personas que sufren de BED tienen un impulso de comer que es incontrolable. Este tipo de trastorno no busca ninguna actividad compensatoria. En muchas situaciones las personas siguen comiendo a pesar de sentirse llenas, e incluso ni siquiera llegan a saborear realmente la comida.

¿Pero por qué ocurre esto? Algunas fuentes dicen que es debido a que la comida los puede hacer "sentir mejor" si se sienten deprimidos o ansiosos, es decir, simplemente llenan un vacío con un comportamiento adictivo que a la larga también tiene consecuencias perjudiciales, tales como:
  • Insomnio
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Pensamientos suicidas
  • Riesgo de enfermedades del corazón
  • Bronquitis
  • Neumonia
  • Catarros
Estos son algunos de los trastornos más conocidos, sin embargo también existen otros como la vigorexia (adicción al ejercicio), ortorexia (obsesión por la comida "sana"), diabulimia (cuando los pacientes con diabetes tipo 1 buscan "soluciones" para bajar de peso) y una de las más recientes, la drunkorexia (las personas dejan de comer y solamente beben alcohol). Como podemos ver cada una de ellas es totalmente diferente pero esto no quiere decir que las consecuencias no sean dañinas.

Como lo mencioné al principio del artículo, en muchas ocasiones por miedo o pena no se dice nada, pero es sumamente importante pedir ayuda. Solemos pensar que cualquiera de nuestros problemas puede ser solucionado por nosotros mismos, pero no es así. Se necesita buscar apoyo médico adecuado—preferiblemente lejos de los fármacos—una red de amigos o familia en quienes verdaderamente se pueda confiar y acordarnos que sanar simplemente nos ayudará a crecer y a afrontar la vida con más coraje y voluntad.

En muchas ocasiones conocer lo que pasa en la mente de alguien con un TCA nos puede dar una mejor idea de qué es lo que se siente y se vive diariamente:

[puede activar los subtítulos en español]
Dos lobos

Una mañana un viejo Cherokee le contó a su nieto acerca de una batalla
que ocurre en el interior de las personas.

Él dijo, "Hijo mío, la batalla es entre dos lobos dentro de todos nosotros".

"Uno es Malvado - Es ira, envidia, celos, tristeza, pesar, avaricia, arrogancia, autocompasión, culpa, resentimiento, soberbia, inferioridad, mentiras, falso orgullo, superioridad y ego.

"El otro es Bueno - Es alegría, paz amor, esperanza, serenidad, humildad, bondad,
benevolencia, amistad, empatía, generosidad, verdad, compasión y fe.

El nieto lo meditó por un minuto y luego preguntó a su abuelo:

"¿Qué lobo gana?"

El viejo Cherokee respondió: "Aquél al que tú alimentes."
En la siguiente parte hablaré un poco acerca de estrategias como la meditación y recursos bibliográficos que podrían ayudar a cualquier persona que esté pasando por algún TCA.