Necesitamos más jueces como Frank Caprio.


(vía Caught In Providence)