© Impresión de pantalla (Youtube)
A las 22 horas y 34 minutos del 12 de noviembre, una espectacular bola de fuego sobrevoló el sur del país. El fenómeno ha podido ser registrado por los detectores que la Universidad de Huelva opera en el Complejo Astronómico de La Hita (Toledo) y en los observatorios astronómicos de Calar Alto (Almería), La Sagra (Granada) y Sevilla. Estos detectores trabajan en el marco del proyecto SMART, cuya finalidad es monitorizar continuamente el cielo con el fin de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.

El análisis llevado a cabo por el Profesor José María Madiedo (Universidad de Huelva), investigador responsable del Proyecto SMART, ha permitido establecer que la bola de fuego se produjo por la entrada en la atmósfera terrestre de un fragmento del cometa Encke a algo más de 110.000 kilómetros por hora. El impacto tuvo lugar a unos 101 km de altura sobre el norte de la provincia de Granada. La bola de fuego avanzó rápidamente en dirección noroeste, extinguiéndose a unos 60 km de altitud sobre el sur de la provincia de Jaén. Concretamente, casi sobre la vertical de la localidad de Arbuniel.


Los fragmentos desprendidos del cometa Encke son en su mayor parte más pequeños que un grano de arena y se cruzan con la órbita de la Tierra desde mediados de septiembre hasta finales de diciembre. Al impactar contra la atmósfera, estas partículas producen a lo largo de ese periodo varias lluvias de estrellas conocidas como Táuridas. Sin embargo, algunos de estos fragmentos pueden tener un tamaño bastante mayor, por lo que su impacto contra la atmósfera genera bolas de fuego muy brillantes, como la registrada en la noche del 12 de noviembre.