Unas 800.000 personas sufren hoy las inundaciones que empezaron a principios de la semana y que abarcan ya diez provincias del sur de Tailandia, cuando las condiciones son críticas en cuatro distritos de Songkhla, la provincia con mayor número de afectados.
inundaciones tailandia
© EFE
Oficiales tailandeses sacan un vehículo de una carretera derrumbada por las inundaciones.
El número de víctimas mortales por estas inundaciones está en seis: dos en Songkhla, dos en Pattani, una en Yala y otra en Trang, esta última es una enfermera de 39 años, madre de dos hijos, que murió en la madrugada del viernes cuando se dirigía al trabajo en el hospital y su vehículo fue arrastrado por una riada.

Fuentes del Departamento de Prevención y Mitigación de Desastres indicaron que los distritos en condiciones críticas son los de Krasae Sin, Ranot, Sathing Phra y Singha Nakhon, que se encuentran junto al lago Songkhla.

Las autoridades trabajan para reducir el nivel del agua del lago vertiendo agua en el golfo de Tailandia y calculan que, si el tiempo no ayuda, las inundaciones en la zona pueden durar hasta un mes.

Otros equipos, en los que colaboran soldados, se ocupan en operaciones de búsqueda y rescate, en habilitar centros de acogida, en distribuir alimentos y ropa y en proporcionar servicios sanitarios, de agua potable y electricidad.

El río Sungay Kolok se ha desbordado en varios tramos de la provincia de Narathiwat y ha anegados zonas donde el agua alcanza hasta los dos metros de altura.

Las inundaciones son habituales en Tailandia donde se registran abundantes precipitaciones a causa de los monzones, que afectan la parte meridional del país entre septiembre y diciembre, y la parte central y septentrional entre junio y octubre.