Imagen
© BBC Mundo
La anorexia es causada por varios factores, tanto genéticos como psicológicos.
Los bebés que nacen en primavera tienen un riesgo ligeramente mayor de desarrollar anorexia nerviosa, mientras que los nacidos en otoño tienen un menor riesgo, afirma un investigación. El estudio, publicado en British Journal of Psychiatry (Revista Británica de Psiquiatría), sugiere que tanto la temperatura, la luz solar, una infección o la dieta de la madre podrían ser responsables de este vínculo.

Otros expertos afirman que el efecto es pequeño y el trastorno tiene muchas causas. La anorexia nerviosa es un trastorno alimentario provocado por un temor obsesivo de aumentar de peso y la renuencia a mantener un peso corporal sano.

Diversas causas

Aunque no se conocen las causas claras de la enfermedad, se sabe que tiene una base psicológica que a menudo altera la forma como la persona evalúa y percibe su propia imagen corporal, los alimentos y la nutrición. Estudios previos también han mostrado que el trastorno tiene bases genéticas y fisiológicas.

Los investigadores del Centro Wellcome Trust para la Genética Humana, analizaron datos de estudios publicados anteriormente en los que participaron 1.293 personas con anorexia. Los científicos encontraron "un exceso de anorexia nerviosa" en los nacimientos ocurridos entre marzo y junio.

"Por cada siete casos de anorexia que se esperarían, hubo en realidad ocho", agregan. También encontraron menos casos del trastorno en los nacimientos ocurridos de septiembre a octubre.

El doctor Lahiru Handunnetthi, uno de los autores del estudio afirma que "varios estudios previos han encontrado que enfermedades mentales como la esquizofrenia, el trastorno bipolar y la depresión severa son más comunes entre la gente nacida en primera". "Así que quizás no sorprende este descubrimiento sobre la anorexia".

"Sin embargo, nuestro estudio sólo ofrece evidencia de una asociación. Ahora necesitamos llevar a cabo más investigaciones para identificar qué factores están poniendo a la gente en un riesgo particular" agrega el científico.

Métodos de análisis

El estudio sugiere que los cambios estacionales en la temperatura, la exposición al sol, los niveles de vitamina D, la nutrición materna y las infecciones son "candidatos firmes" de factores de riesgo.

Pero tal como señala el doctor Terence Dovey, del Centro para la Investigación sobre Trastornos Alimentarios de la Universidad de Loughborough, Inglaterra, "la anorexia es una enfermedad multifacética".

Y el estudio, agrega, sólo analizó un aspecto.

"¿Debemos concentrar los métodos de análisis en quienes nacen en los meses de invierno? No, no debemos hacerlo", dice el científico. "Esto deja mucho margen de error y la diferencia potencial significativa es muy pequeña" agrega.

La anorexia nerviosa a menudo se desarrolla en la adolescencia y es más prevalente entre las niñas. Ocurre con 10 veces más frecuencia entre las mujeres. Pero puede afectar tanto a hombres como mujeres en cualquier momento de su vida y de cualquier nivel socioeconómico y cultural.

Los tratamientos actuales incluyen una combinación de tratamientos nutricionales y terapias psicológicas -como la terapia cognitivo conductual- para reducir o eliminar las conductas y pensamientos que están provocando la enfermedad.