Después de liberar la región de Daraa y la frontera con los Altos del Golán en el suroeste del país, el Ejército Sirio ha centrado su atención en la provincia septentrional de Idlib, el último bastión de los "rebeldes" -estos respaldados por Turquía- y de los grupos terroristas afiliados a Al Qaeda. La "Batalla por Idlib" se espera desde hace semanas, pero a pesar de la información sobre la concentración de tropas y las declaraciones alarmistas de las potencias occidentales, la ofensiva puede tardar cierto tiempo más en comenzar. Cuando inicie, podría parecerse más a una cacería cuidadosa, paciente y estratégica, que a un ataque de "choque y asombro".

Noor i Alaa na prosvjedima protiv antiterorističke kampanje u Idlibu
© Twitter
Por lo que sabemos, Robert Fisk, corresponsal de The Independent en Oriente Medio, es el primer y único periodista occidental que ha evaluado la situación desde el frente de batalla de Idlib. En lugar de presenciar a los 100.000 soldados sirios que se dice que se están reuniendo para la ofensiva, se encontró con un contingente de unos 200 soldados sirios sin vehículos blindados ni armamento pesado. No había mucho más fuera de lo común que indicara que la tormenta de Idlib era inminente. Sólo se ha informado de ataques aéreos preparatorios de Rusia y Siria contra posiciones yihadistas entre Hama e Idlib.

Era de esperar que el ataque no comenzara antes de que los presidentes Vladimir Putin de Rusia, Hassan Rouhani de Irán y Recep Tayyip Erdogan de Turquía se reunieran en Teherán el 7 de septiembre para discutir una estrategia común para Siria. Antes y después de la reunión, el gobierno de Turquía ha hecho eco de la oposición de Occidente a la ofensiva en nombre de evitar víctimas civiles. Se trata, por supuesto, de una postura hipócrita, ya que los Estados Unidos no mostraron tal preocupación cuando arrasaron Raqqa el año pasado con la ayuda de las milicias kurdas; y Turquía está ocupando ilegalmente la zona septentrional de Siria alrededor de Afrín, y tiene un interés particular en proteger a Yabhat al-Wataniya al-Tahrir (también conocido como el Frente Nacional de Liberación), una coalición "rebelde" que creó y que controla cerca de la mitad del territorio de Idlib (la otra mitad está en manos de Hayat Tahrir al-Sham, la última encarnación de Al Qaeda en Siria).

military map northern Syria Idlib
© Suriye Gundemi
Situación militar en el norte de Siria, septiembre 2018
Para una imagen en alta resolución del mapa de arriba, vea aquí.

La razón original de Turquía para entrar en Siria era expulsar a las milicias kurdas de su frontera. Aunque esto ha dado resultado hasta ahora, también ha tenido consecuencias interesantes. Una es que Turquía ha puesto a las fuerzas estadounidenses en el noreste de Siria en una posición difícil al no poder defender a sus aliados kurdos contra otro miembro de la OTAN. Otra es que los kurdos y el gobierno central sirio han encontrado una causa común, aparte de derrotar a ISIS, para liberar el norte de las fuerzas turcas. Lo que ambos efectos tienen en común es que obstruyen el infame 'Plan B' de Estados Unidos de separar al Kurdistán de Siria para convertirlo en un estado cliente de Estados Unidos e Israel.

Turquía, Rusia e Irán están uniendo sus fuerzas con respecto a ciertas cuestiones clave más allá de Siria; por ejemplo, para deshacerse del dólar en sus transacciones comerciales. Si bien Siria está decidida a recuperar la totalidad de su territorio, naturalmente no necesita una confrontación directa con Turquía. Por lo tanto, si no hay prisa por iniciar la "Batalla de Idlib", es probablemente porque Rusia, Siria e Irán están intentando llegar a un acuerdo con Turquía.

Mientras ganan tiempo, los libertadores de Siria estarán especialmente interesados en evitar cualquier escalada inconveniente que perturbe el proceso de reconciliación. Esto explicaría en parte por qué Rusia ha insistido tanto en que las amenazas de funcionarios estadounidenses y europeos -John Bolton, Mike Pompeo y Nikki Haley, entre otros- de tomar represalias contra Siria si utiliza armas químicas, resultarán en una provocación de falsa bandera organizada por grupos terroristas y los Cascos Blancos de Idlib, como hicieron a principios de este año en Duma. Mientras escribo esto, el Centro de Reconciliación de Rusia en Siria ha anunciado que los Cascos Blancos han filmado nueve videos de un ataque químico escenificado en la ciudad de Jisr al-Shughur. Rusia ha advertido contra tales trucos en el pasado, pero la cantidad de detalles sobre la naturaleza y las fechas proporcionados en esta ocasión parece tener la intención de desalentar o posponer su publicación mediante la destrucción de antemano de su credibilidad, obstaculizando así una agresión de EE.UU./Reino Unido/Francia contra las fuerzas sirias.

Si EE.UU., Reino Unido y Francia llevan a cabo ataques aéreos contra Siria, lo más probable es que veamos una repetición de la demostración de insuficiencia que vimos en abril, aunque la posibilidad de escalada siempre es real. Aun así, en este momento, lo que haga Turquía será más crítico para el final de la guerra en Siria que cualquier cosa que las fuerzas estadounidenses y europeas puedan hacer.

Por desgracia, Turquía no se lo está poniendo fácil ni a sí misma ni a sus vecinos. El siguiente video, fechado el 11 de septiembre, muestra convoyes militares turcos que supuestamente están reforzando su presencia militar dentro de Idlib y Alepo.


Al apoyar a grupos terroristas en Siria, Erdogan ha hecho un pacto con el diablo y ahora tendrá que pagar el precio. Tarde o temprano, ya sea por la fuerza o por la diplomacia, las fuerzas turcas tendrán que abandonar Siria. Pero cuando eso suceda, ¿qué será de los restos de los grupos que pronto serán destruidos, Yabhat al-Wataniya al-Tahrir y Hayat Tahrir al-Sham? ¿Qué hay de los refugiados? ¿Cruzarán la frontera con Turquía, aunque sea sin su consentimiento? Y una vez allí, ¿qué harán? Es muy posible que Turquía esté siendo chantajeada por Estados Unidos y sus aliados del Golfo: si se niega a adoptar sus planes, puede verse invadida por yihadistas, igual que le pasó a Siria. Tal vez Erdogan ya haya comprendido que ayudar a incendiar la casa del vecino conlleva el riesgo de quemar la propia.
Rebelde sirio amenaza a Erdogan en caso de que decida "vender a Idlib"

Un militante de un grupo no especificado, estacionado en Idlib, ha amenazado al presidente turco Recep Tayyip, advirtiendo que los militantes del noroeste de Siria han cavado un túnel que se extiende hasta la provincia turca de Hatay.

A continuación, explicó que en caso de que Erdogan "venda Idlib", los militantes utilizarían el túnel para cruzar a Turquía, con el fin de llevar a cabo posibles ataques contra civiles y fuerzas de seguridad.

"Reyhanli [una ciudad en la provincia de Hatay] está detrás de mí. Como saben, nosotros, los militantes de Guta, somos buenos excavando y como han construido una barrera fronteriza de 960 kilómetros.... Queremos decirles: si venden Idlib u otras áreas controladas por la oposición, vamos a comprarles Reyhanli a ustedes. No les daré más detalles, pero ésta es su advertencia", dijo el militante en un video que circula en las redes sociales.


Riam Dalati: Un rebelde de Guta del este amenaza al presidente turco Erdogan mientras presume lo que dice que sería un túnel a través del muro que separa a Idlib de Turquía. "Si vendes Idlib, entonces éste es tu muro y ése es nuestro túnel. Estaremos en Reyhanli en menos de 2 horas".
El video se publicó pocos días después de una cumbre trilateral en Teherán, a la que asistieron el presidente ruso Vladimir Putin y sus homólogos iraníes y turcos, para discutir la situación en Idlib, antes de la inminente ofensiva del ejército sirio.