Este 29 de octubre un Boeing 737 MAX 8 de Lion Air se estrelló en el mar de Java frente a las costas de Indonesia con 181 pasajeros, incluido un niño y dos bebés, y ocho miembros de la tripulación a bordo. El fatídico vuelo JT-610 de la aerolínea indonesia de bajo coste cubría la ruta interna entre las ciudades de Yakarta y Pangkal Pinang y cayó en el mar 13 minutos después del despegue.
avión Indonesia
© Willy Kurniawan / Reuters
Restos del avión siniestrado de Lion Air en el puerto de Tanjung Priok, Yakarta.
El avión cayó a unos 15 kilómetros al norte de la isla de Java. Los rescatistas no han encontrado a nadie con vida y hasta el momento en el lugar del accidente solo han podido recuperar partes del cuerpo de los cadáveres y pertenencias de los pasajeros junto con chalecos salvavidas, asientos y restos de la aeronave.

Este martes la Policía indonesia ha empezado a analizar el ADN de los restos de los fallecidos, informa The Jakarta Post. Para su posterior identificación, los agentes recolectaron las muestras de ADN de 152 familiares de quienes estaban a bordo.

Según la Policía, hasta ahora han recolectado 24 bolsas, diez de ellas con partes de cuerpos humanos y 14 con restos del avión y objetos personales. Los equipos de búsqueda y rescate, que continúan sus labores, no han encontrado ni un cuerpo entero.


Tras la tragedia, las autoridades han ordenado una inspección de todos los Boeing 737 MAX 8, según han confirmado a Reuters desde el Ministerio de Transporte indonesio.

La plataforma Flightradar24 señala que los últimos datos transmitidos por el Boeing 737 indican que en el momento en que se perdió contacto se registró un aumento en la velocidad y una disminución de la altitud.

Problemas técnicos durante el vuelo anterior

El Boeing 737 MAX 8, con registro PK-LQP, fue construido este año y entró en operación el pasado 15 de agosto, comunicó Lion Air.

El 28 de octubre, un día antes del siniestro, durante el vuelo entre Denpasar (Bali) y Yakarta, el avión experimentó cambios inusuales de altitud y velocidad, según datos de Flightradar24. Durante los primeros minutos del vuelo la aeronave perdió 267 metros de altura en 27 segundos cuando lo normal habría sido un ascenso. La altura máxima alcanzada fue de 8.534 metros, mientras en otros vuelos con el mismo trayecto durante la semana pasada fue de 10.973 metros.

El director ejecutivo de Lion Air, Edward Sirait, comunicó ante los periodistas este lunes que en el vuelo entre Denpasar y Yakarta se produjo un problema de carácter técnico que fue resuelto "según el procedimiento", indica Reuters.

El subjefe del Comité Nacional de Seguridad en el Transporte de Indonesia, Haryo Satmiko, ha detallado este martes que los problemas técnicos afectaron al indicador de la velocidad aerodinámica.

Dos pasajeros de aquel vuelo reportaron en Instagram problemas con el aire acondicionado y la iluminación en el salón, así como un retraso de tres horas.