Traducido por el equipo de Sott.net en español
bloomberg russia yellow vests

"Francia va a investigar posible influencia rusa en motines de chalecos amarillos." Fábrica de Noticias Falsas de Estados Unidos.
Los gobiernos y los medios de comunicación occidentales han alcanzado una etapa de "pensamiento mágico" en sus fantasías sobre la supuesta propaganda e influencia de Rusia. El pensamiento mágico es tal que ya no hay necesidad de comprobar las afirmaciones. Simplemente se convierten en "hechos" por afirmarlos.

Tomemos el ejemplo del Director de Inteligencia Nacional de los EE.UU., Dan Coats. La semana pasada testificó ante el Senado que la injerencia rusa en la política estadounidense será mucho mayor y, en un futuro próximo, mucho más sofisticada de lo que fue supuestamente durante la campaña presidencial de 2016. Advirtió que las elecciones presidenciales de 2020 serán el blanco de la malversación de fondos rusa de una manera que ni siquiera será detectable.

En otras palabras, lo que el alto oficial de inteligencia está diciendo es:

A pesar de no proporcionar ninguna prueba creíble de la intromisión rusa en 2016, de ahora en adelante las campañas de influencia del Kremlin sobre el público estadounidense serán tan astutas y taimadas que ni siquiera podremos cuantificarlas.

Esto es subjetividad y rusofobia con esteroides. Aquí, la lógica pasa de la afirmación no probada a la afirmación imaginaria. Esto es "pensamiento mágico", o dicho de otra manera, paranoia delirante. Viniendo del supuesto mayor oficial de inteligencia de los EE.UU., además. ¿Cómo se supone que un país debe formular políticas eficaces cuando está guiado por personas tan ingenuas?

Otro ejemplo de este "pensamiento mágico" fue visto en un artículo reciente publicado por el New York Times, supuestamente el mejor periódico de Estados Unidos. El titular decía: "El manual de jugadas de Rusia para la desinformación en las redes sociales ahora es global".

Se refiere a las plataformas de medios sociales Twitter y Facebook que supuestamente detectaron "un pico en la desinformación doméstica, o a estadounidenses que atacan a sus compatriotas con información falsa o engañosa".

Pues bien, así que ahora, debido a que las compañías de medios sociales están descubriendo últimamente todo tipo de información basura y discusiones extravagantes en sus sitios, eso se toma como "evidencia" de que "el manual de jugadas de Rusia se ha vuelto global".


Comentario: Es más probable que lo que les moleste sea que, a pesar de sus esfuerzos masivos de censura, la información sólida esté floreciendo en los medios sociales. Lo que, para los globalistas-liberales, equivale a "información falsa".


Otro ejemplo más de "pensamiento mágico" -alejado por un momento de Estados Unidos- fue dado por el presidente francés Emmanuel Macron, quien culpó a "los rusos" de alimentar en parte las protestas públicas nacionales en su país. Una vez más, no se requiere ninguna prueba, sólo una loca afirmación de que, como Francia está en crisis por la revuelta popular, entonces debe ser el "taimado Kremlin" el que la respalda, no el hecho de que el pueblo francés esté disgustado con un presidente elitista y sus políticas económicas a favor de los ricos.

La verdad sobre la "propaganda rusa" es mucho más mundana. El hecho es que los medios de comunicación rusos como RT y Sputnik han estado dando perspectivas y cobertura mucho más precisas de los acontecimientos internacionales recientes que sus homólogos occidentales.

Y es este servicio de información pública el que ha hecho que los medios de comunicación rusos tengan un seguimiento bastante respetable entre las audiencias internacionales, incluyendo un gran número de personas en los Estados Unidos y en toda Europa.


Comentario: Es cierto, aunque debemos señalar que la primera introducción que tuvo la mayoría de los occidentales a los medios de comunicación rusos en lengua inglesa fue a través del gobierno occidental y las quejas de los medios de comunicación al respecto. En 2011, Hillary insistía en que el Congreso buscara más fondos para "contrarrestar a RT" cuando éste apenas era conocido. (Video en inglés.)



No se trata de un caso maligno de "guerra de información o propaganda", sino más bien de un caso prosaico de medios de comunicación rusos que proporcionan a la gente un reportaje más fiable y preciso, que tiende a explicar los acontecimientos.

Hay una serie de cuestiones de actualidad que lo atestiguan. La guerra en Siria, por ejemplo. Los medios de comunicación occidentales se han deshonrado completamente al vender la fantasía de que la guerra era una causa "en pos de la democracia". El gobierno del presidente Bashar al-Assad era, según ellos, un régimen despótico que atacaba a su propio pueblo con gas.

Los medios de comunicación rusos, por el contrario, han dado una interpretación más precisa y explicable del conflicto como el resultado de una operación criminal de cambio de régimen orquestada por el gobierno de Estados Unidos y sus socios de la OTAN. Han surgido hechos que muestran el apoyo encubierto de Occidente a los grupos terroristas subsidiarios, en gran parte debido a la información y el análisis de los medios de comunicación rusos.

La cobertura de los medios de comunicación rusos concuerda así con las condiciones objetivas del conflicto sirio. Los ciudadanos de todo el mundo han reconocido que la cobertura de los medios de comunicación rusos con respecto a Siria es mucho más fiable que las fantasías egoístas propagadas por los medios de comunicación occidentales, empeñados diligentemente en el plan de cambio de régimen encubierto e ilegal de sus gobiernos.

O mire la última debacle sobre Venezuela. Los medios de comunicación occidentales están de nuevo haciendo lo suyo, siguiendo la línea de Washington y sus lacayos europeos de que el presidente electo Nicolás Maduro es de alguna manera "ilegítimo" y debe ser reemplazado por una oposición menor que es ungida por potencias extranjeras.

Una vez más, la posición oficial de Rusia y la perspectiva dada por los medios de comunicación rusos es saludable y escéptica de las afirmaciones occidentales sobre Venezuela. Los medios de comunicación rusos no se han permitido las falsas afirmaciones de "mal régimen/buena oposición". Han dado un importante espacio y tiempo de aire para el análisis crítico, lo que explica de manera más fiable el descontento en Venezuela como resultado del cambio de régimen criminal instigado por Washington.

La gente de todo el mundo aprecia este tipo de perspectiva inteligente y realista. Esto es simplemente un periodismo bueno e independiente.

Pero lo que está haciendo el pensamiento mágico de los gobiernos occidentales, las llamadas agencias de inteligencia y los medios de comunicación, es presentar a los medios de comunicación rusos decentes como una especie de "propaganda rusa ultra taimada". ¿Por qué?

Porque las audiencias occidentales están correctamente influenciadas por la cobertura mediática rusa de los acontecimientos mundiales. No porque se esté engañando a estas audiencias para que absorban una "agenda del Kremlin", sino simplemente porque la información y el análisis que están obteniendo concuerdan con su percepción de los acontecimientos mundiales.

Podríamos seguir adelante. ¿Está Ucrania siendo atacada por Rusia, o fue tomada por un golpe de estado neonazi respaldado por la CIA? Los medios de comunicación occidentales dan la primera opinión, mientras que los medios de comunicación rusos al menos dan la segunda perspectiva. Una vez más, las personas pueden decidir en qué caso están siendo debidamente informadas.

Los estados occidentales y sus medios de comunicación afirman que Rusia está "ganando una guerra informativa" porque la propaganda rusa es tan "mágicamente" sofisticada y subversiva. La verdad es que los gobiernos y los medios de comunicación occidentales están perdiendo "su guerra de la información" porque han sido expuestos una y otra vez diciendo mentiras descaradas.

La verdad sobre la "propaganda rusa" es simplemente que los políticos rusos son mucho más decentes y tienen más principios que sus homólogos occidentales. Y los medios de comunicación rusos están al menos tratando de ofrecer un relato realista de los principales acontecimientos internacionales para reflejar hechos objetivos. No así los medios de comunicación occidentales, que son bocinas de nieblas de mentiras y desinformación.